El clima dificulta las tareas de extinción del incendio de Llutxent y Gandía

Lifestyle

El clima dificulta las tareas de extinción del incendio de Llutxent y Gandía
Foto: HEINO KALIS| Reuters

Las condiciones climatológicas adversas están dificultando las tareas de extinción del incendio declarado el lunes en Llutxent, en Valencia, ha explicado el presidente de la Generalitat Valencia, Ximo Puig, desde desde el centro de operaciones en Llutxent, hasta donde también se han desplazado por la tarde el director general de Protección Civil y Emergencias, Alberto Herrera, y el subdirector General de Prevención, Planificación y Emergencias, Francisco José Ruiz Boada. El fuego ha arrasado ya más de 2.600 hectáreas, ha quemado en torno a 30 casas de la Marchuquera, en el término de Gandía.

El incendio comenzó por la caída de un rayo sobre un árbol durante la madrugada del lunes, según constató el equipo de agentes medioambientales que estudia su origen. Desde entonces han tenido que ser desalojadas casi 2.600 vecinos de las localidades afectadas. Puig ha realizado un mensaje de tranquilidad asegurando que los equipos trabajan sin descanso por mantener la seguridad y que «lo primero de todo son las personas».

A lo largo de la mañana se han incorporado a las labores de extinción el Cuarto Batallón de Intervención en Emergencias de Zaragoza de la Unión Militar de Emergencias (UME), 40 militares más y 14 vehículos, según ha informado la Diputación del Gobierno en Valencia.

Además, en las labores de extinción participan 27 medios aéreos, que han comenzado a incorporarse a primera hora de la mañana, ha explicado a Efe el director general de la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias de la Generalitat, José María Ángel.

Estos medios aéreos están coordinados por los operativos que han trabajado durante la noche, por lo que van directamente a los puntos concretos donde deben lanzar el agua y los retardantes.

También el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha enviado medios aéreos y humanos para luchar contra el fuego. «Se han enviado desde primeras horas de la mañana 3 aviones anfibios Canadair de 5.500 litros de descarga de las bases de Zaragoza y de Pollensa en Baleares, y 2 anfibios de 3.100 litros de Manises en Valencia», explica el Gobierno en un comunicado.

Se han incorporado a los trabajos de extinción medios de los Consorcios de bomberos de Alicante y Castellón y bomberos de Valencia, así como efectivos de otras autonomías.

El incendio ha provocado el cierre de la carretera CV-675 en ambos sentidos «hasta que se den por extinguidos todos los focos y se garantice la seguridad en la zona», según ha informado la Policía Local de Gandía, que ha pedido que no se intente llegar a la zona. También se ha cortado la CV-608 entre Llutxent y Pinet.

La evolución de las llamas ha sido “muy convulsiva” y de un “impacto tremendo, ayudadas por el viento de hasta 70 kilómetros por hora”, ha explicado José María Ángel. “Este fenómeno meteorológico fue de muy pocos minutos pero es el mejor aliado que tiene el fuego”, ha añadido.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha afirmado que la situación del incendio sigue siendo «extremadamente complicada», pero confía en que en los «próximos días» pueda darse una «solución definitiva». «No creo que debamos ser excesivamente optimistas, porque estamos aún en momentos muy complicados del incendio», ha añadido.

La Diputación de Valencia ha dicho que «las próximas horas son cruciales» para controlar el incendio». Lo ha asegurado antes de la reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrada (CECOPI).

La zona afectada por el fuego está formada en su mayoría por campos de cultivo abandonados y zonas quemadas en anteriores incendios.

Cruz Roja Valencia ha activado el Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) Psicosocial «para atender a todas las personas que hayan visto afectados sus hogares y requieran ayuda».