Kim Jong-un asegura que el último misil balístico probado puede alcanzar EEUU

Política y conflictos

Kim Jong-un asegura que el último misil balístico probado puede alcanzar EEUU
Foto: KCNA

Corea del Norte ha asegurado este miércoles que ha logrado su objetivo de convertirse en un estado nuclear después de probar un nuevo tipo de misil balístico intercontinental que puede alcanzar «todo el territorio continental de Estados Unidos«. El misil fue disparado en la madrugada del miércoles desde Sain-ni, cerca de Pyongyang, y cayó frente a Japón. El Pentágono precisó que el misil, que voló unos 1.000 kilómetros y cayó frente a las costas de Japón, no supuso un peligro ni para Estados Unidos ni para sus aliados, aunque sí ha provocado duras críticas por parte del presidente Donald Trump y el resto de la comunidad internacional.

El líder norcoreano, Kim Jong-Un, ha declarado que la prueba del misil Hwasong-15 fue un éxito, informa la agencia estatal KCNA. «El ICBM Hwasong-15 es un misil balístico intercontinental con una ojiva pesada de gran tamaño que es capaz de golpear todo el territorio continental de Estados Unidos».

Este nuevo lanzamiento de un misil balístico por parte de Pyongyang, después de dos meses sin disparos, ha acabado con los esfuerzos diplomáticos emprendidos por el presidente estadounidense, Donald Trump, en su reciente gira por Asia que, según él, tenía como objetivo «unir al mundo contra la amenaza del régimen norcoreano».

Al menos un experto ha indicado que la elevada trayectoria del último misil sugiere que Pyongyang podría tener la tecnología para lanzar un proyectil a más de 13.000 kilómetros, lo que coloca a todas las ciudades estadounidenses a su alcance, informa AFP.

El pasado mes de septiembre, Corea del Norte efectuó su sexto ensayo nuclear, el más potente hasta la fecha. Según Pyongyang, se trataba de una bomba de hidrógeno capaz de ser montada en sus misiles de largo alcance.

Reacciones

Tras el lanzamiento del misil Trump advirtió: «nos ocuparemos de eso». Y en un tuit aseguró que «tras el lanzamiento del misil por Corea del Norte, es más importante que nunca invertir en el gobierno y el ejército». Un mensaje lanzado a los demócratas para que no se opongan a sus propuestas.

También el primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha manifestado que la prueba constituye un «acto violento» que «no puede ser tolerado».

Por su parte, el presidente surcoreano, Moon Jae-In, ha calificado el acto como «imprudente» y ha advertido de que la situación en la península podría evolucionar hacia un conflicto catastrófico.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, también ha condenado la última prueba misilística de Corea del Norte y ha instado a Pyongyang a «desistir de tomar cualquier posible paso desestabilizador». «Esto es una clara violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad«, ha dicho Guterres en un comunicado.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá de urgencia este miércoles para analizar el lanzamiento del misil.