Kim Jong-un no está muerto, sino protegiéndose del coronavirus, según Estados Unidos y Seúl

Sociedad

Kim Jong-un no está muerto, sino protegiéndose del coronavirus, según Estados Unidos y Seúl
Foto: Tyrone Siu| Reuters

Kim Jong-un no está enfermo ni muerto y podría estar refugiándose de la pandemia de coronavirus, según funcionarios surcoreanos y estadounidenses en la última explicación posible de la reciente ausencia del líder norcoreano de la vida pública.

El líder norcoreano no aparece en público desde el 11 de abril cuando presidió una reunión del partido político. El pasado 15 de abril no asistió a una festividad que conmemoraba el aniversario del nacimiento de su abuelo, y el fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung. Los medios estatales no han publicado una sola fotografía de él desde entonces, pero han publicado informes de su rutina diaria, incluidos mensajes diplomáticos enviados a otros líderes mundiales. Muchos hablan de su muerte tras una operación cardíaca y miran a su hermana Kim Yo-jong como posible sucesora. Mientras, siguen las especulaciones sobre el estado de salud del líder de uno de los países más herméticos del mundo y que se encuentra en continuas disputas diplomáticas con EEUU tras sus frecuentes lanzamientos nucleares y de misiles de gran potencia que ponen en peligro a la comunidad internacional.

Funcionarios estadounidenses han señalado a Reuters que creen que Kim se habría ido en su tren privado a la  ciudad turística de la costa este de Wonsan para protegerse del virus. Una especulación que se afianzó aún más durante el fin de semana después de que el proyecto 38 North de monitoreo de Corea del Norte, con sede en Washington, asegurara que había analizado imágenes satelitales que mostraban el tren especial de Kim estacionado en la estación local.

De igual forma, el martes, el sitio web de NK News dijo que las embarcaciones de recreo utilizadas a menudo por el líder norcoreano habían estado activas en esa zona durante todo este mes.

Corea del Norte selló su frontera con China en las primeras etapas del brote de coronavirus,  puso en cuarentena a miles de personas y redujo los eventos públicos. En este sentido, las autoridades norcoreanas se mantienen en la firmeza de que el país está libre del virus, algo sobre lo que los observadores se muestran escépticos.

Así, Jiro Ishimaru, director de Asia Press con sede en Osaka y con una red de periodistas ciudadanos en Corea del Norte, dijo que la confirmación de que Kim estuviese aislado probaría que el virus se había extendido dentro del país.

«No creo que esté muerto; si ese fuera el caso, habría mucho más movimiento», dijo a The Guardian Ishimaru. «Otra teoría es que él mismo tenga el virus o que las personas que lo rodean lo tengan y se esté refugiando».

Por otra parte, Ishimaru ha señalado que también es posible que el régimen haya enviado deliberadamente el tren de Kim a Wonsan sabiendo que los analistas verían imágenes de satélite, para dar la impresión de que simplemente se está tomando un descanso cuando, en realidad, se está aislando a sí mismo en otro lugar.