La exdiputada de la CUP Anna Gabriel se queda en Suiza para no declarar ante el Supremo

Política y conflictos

La exdiputada de la CUP Anna Gabriel se queda en Suiza para no declarar ante el Supremo
Foto: Manu Fernandez

«No iré a Madrid«. Así de contundente ha anunciado la exdiputada de la CUP en el Parlamento catalán, Anna Gabriel, su decisión de no presentarse ante el Tribunal Supremo (TS) el miércoles para declarar ante el juez Pablo Llarena, que investiga posibles delitos relacionados con el procés. La decisión se produce un día después de que el juez dejara en libertad bajo fianza de 60.000 euros a a la número dos de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Marta Rovira; por su parte, la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, quedó en libertad sin medidas cautelares tras prestar declaración.

La dirigente de la CUP ha presentado un escrito en el TS en el que anuncia que permanecerá en Suiza y no acudirá este miércoles a declarar como investigada por rebelión, al entender que en la causa abierta por el proceso independentista «no existe derecho a un juicio justo».

«Por cuestiones de lealtad procesal esta parte pone en conocimiento del Tribunal dicho extremo y, en consecuencia y dado que la diligencia de declaración de investigada no va a producirse, anunciamos con el presente escrito que el letrado que suscribe tampoco comparecerá mañana», se puede leer en el texto que el abogado de Gabriel y también exdiputado de la CUP Benet Salellas, ha presentado al Supremo.

Gabriel ha asegurado que está dispuesta a pedir asilo político en Suiza si España solicita su extradición, y que su intención es instalarse en el país helvético para reanudar su carrera académica. «Por el momento no he pedido asilo político. Si me quedo aquí intentaré reanudar la vía académica. Yo era profesora de Derecho en la Universidad de Barcelona. Intentaré trabajar, intentaré instalarme aquí», ha asegurado en una entrevista a la radiotelevisión pública francófona RTS. «Y si no puedo porque hay una solicitud de extradición, solicitaré el asilo político», ha añadido la exdiputada catalana.

Con el anuncio hecho por Gabriel en la edición de papel del periódico suizo Les Temps, país donde se encuentra desde hace unos días, la exparlamentaria ha decidido seguir los pasos del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y cuatro exconsellers – tres de los cuales han renunciado a sus actas de diputados – que se encuentran en Bruselas desde finales de octubre, huidos de la justicia y sobre los que pesa una orden de detención en España. «Estoy siendo procesada por mi actividad política y la prensa del gobierno ya me ha condenado», ha denunciado la dirigente de la CUP.

Anna Gabriel se encuentra en Suiza desde hace algunos días con el objetivo último de «internacionalizar» el proceso independentista catalán y denunciar lo que considera la existencia en España de «presos políticos» vinculados con el independentismo, según la CUP, partido que ha anunciado para este martes una rueda de prensa para explicar la situación de Gabriel y su decisión de no acudir a declarar ante el Supremo, donde sí declarará hoy el expresidente de la Generalitat, Artur Mas.

La CUP ha emitido un comunicado para dar «pleno apoyo» a su exdiputada Anna Gabriel en su decisión de quedarse en Suiza, por «la necesidad de protegerse de un Tribunal Supremo que ya ha decidido su culpabilidad, así como la del resto de personas investigadas en esta causa general contra el independentismo, antes incluso de comenzar el juicio».

«Desde la CUP insistimos en el carácter político del juicio planteado por el Tribunal Supremo español, subrayada por el hecho de que la propia vicepresidenta del Gobierno ya dijo que su intención era suprimir y liquidar el independentismo», se puede leer en el comunicado.

Sobre la posibilidad de entrar en prisión, la CUP avala las palabras de Anna Gabriel, quien considera que será «más útil al movimiento libre que tras los barrotes» y que «hay que denunciar esta cacería de brujas que implica a toda la sociedad» catalana.

Asimismo, el exsecretario general de Podem y ahora próximo a la CUP, Albano Dante Fachin, ha asegurado en su cuenta de Twitter que «Anna Gabriel está en Suiza después de intentar que millones de personas puedan votar. La Infanta Cristina está en Suiza – ha añadido- después de intentar robar millones. La prensa de la banca os dirá que el peligro es Anna. Rebelaos».

El senador del PDeCAT, Josep Lluis Cleries, ha asegurado que su partido respeta la estrategia de Anna Gabriel, y que cada uno puede prever su defensa «de la forma que crea más oportuna». Cleries ha realizado estas declaraciones a los medios en la sede del Supremo, donde ha acudido para dar el apoyo de su partido al expresidente de la Generalitat Artur Mas, y a la expresidenta de la Associació de Municipis per la Independència (AMI), Neus Lloveras, que declaran este martes.

El senador del PDeCAT también se ha mostrado convencido de que esto no va a perjudicar a la defensa de los demás imputados por el procés. «Lo que ha de hacer la Justicia es ver lo que ha hecho cada uno y nada más», ha aseverado, y ha instado a que se analice «el papel que tuvo cada uno» en el proceso soberanista.

Por su parte el portavoz de Junts per Catalunya (JxCat), Eduard Pujol, ha destacado que la decisión de la dirigente de la CUP supone «una mayor internacionalización» del «conflicto catalán».