Los taxistas se movilizan en Madrid y piden la dimisión del presidente de la Comunidad, Ángel Garrido

Mundo ethos

Los taxistas se movilizan en Madrid y piden la dimisión del presidente de la Comunidad, Ángel Garrido
Foto: Nico Rodríguez

Más de un millar de taxistas se han concentrado esta tarde, sobre las 17:00 horas, en la Puerta del Sol, frente a la sede del Gobierno Regional, donde han pedido la dimisión del presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. Pasadas las 19:00 horas, los taxistas se han dirigido a pie hacia el Palacio de los Deportes (WiZink Center).

Durante la mañana de este lunes los taxistas han protestado en la calle Génova, frente a la sede del Partido Popular, al grito de «Garrido, dimisión» y «somos taxistas, no terroristas», después de haber sido desalojados por la Policía Nacional del Paseo de la Castellana, donde habían permanecido acampados desde este fin de semana, tras haber anunciado una huelga indefinida para pedir la regulación de los vehículos de transporte con conductor (VTC).

En la concentración en Sol, que ha obligado a cortar temporalmente la calle Mayor con Bailén sentido Puerta del Sol, han ondeado banderas de distintas regiones como Andalucía, Asturias, el País Vasco o la Comunidad Valenciana, desde las que se han desplazado taxistas para apoyar las movilizaciones de sus compañeros en Madrid. Junto al kilómetro cero de las carreteras nacionales radiales, los taxistas también han tocado pitos y bocinas y han tirado petardos y bengalas.

Esta previsto que sobre las 23:00 horas, los taxistas celebren una asamblea informativa en las inmediaciones del estadio del Atlético de Madrid, el Wanda Metropolitano, para definir la nueva hoja de ruta.

Alrededor de las 08:30 horas, varios taxis han sido retirados por grúas del Paseo de la Castellana, donde se han vivido momentos de tensión entre los taxistas y los policías, que pedían que se retiraran los vehículos de la carretera, donde los manifestantes llevan acampados desde el domingo.

Finalmente, algunos taxistas han accedido a retirar sus vehículos de los carriles centrales del Paseo de la Castellana, mientras que otro grupo ha tratado de obstaculizar el paso de los antidisturbios. Así, algunos de los taxistas han tenido que ser desalojados por la fuerza después de haberse sentado frente a sus vehículos. Al cumplir una semana del inicio de la huelga, miles de compañeros de otras regiones se han sumado a los taxistas de la capital con la intención de “petar” Madrid.

El Paseo de la Castellana, a donde se han trasladado desde Ifema y por donde circulan a diario miles de vehículos, se había convertido desde en el punto central de las concentraciones, después de que los manifestantes colocaran tiendas de campaña en la zona de césped y una caravana de vehículos ocupara los carriles centrales hasta la plaza de Emilio Castelar. Mientras continúan las protestas, siete personas continúan en huelga de hambre.

La Policía inicia el desalojo de los taxistas que bloquean el Paseo de la Castellana de Madrid 1

Los taxistas ocupan los carriles del Paseo de la Castellana. | Foto: The Objective

En las últimas jornadas de huelga, algunos taxistas han protagonizado episodios de violencia, como el que ocurrió el sábado por la noche, cuando un conductor de un VTC fue atacado con perdigones mientras circulaba por Madrid, según denunció el Sindicato Libre de Transporte. El disparo rompió la ventanilla del conductor, que resultó herido de carácter leve en el brazo izquierdo.

Hasta esta agresión, varios VTC habían denunciado otro tipo de ataques, como ruedas pinchadas o el lanzamiento de huevos, pero ninguno de este calibre.

Sobre la situación a la que ha llegado la huelga de taxistas, el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, ha mostrado su apoyo a la Policía de Madrid para “garantizar la movilidad, el tráfico y los derechos de los ciudadanos”, porque “el legítimo derecho a la huelga no incluye el colapso de la ciudad”.

Además, ha cargado contra el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y ha afirmado que “debería ocuparse menos de lo que debemos hacer los demás y más de cumplir con su obligación de trabajar para regular el conflicto entre taxis y VTC”.

Por otra parte, la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, ha dicho este lunes que los taxistas tienen derecho a manifestarse, pero «no pueden poner la ciudad patas arriba» ni «secuestrar a la ciudadanía».

La número dos de Interior ha abogado por conciliar los derechos de los huelguistas con los del resto de los ciudadanos y ha reconocido que cuando las protestas son en la calle, como en este caso, hay que tener «mucha paciencia y mucho equilibrio para que una situación mal no se convierta en una peor».

Las críticas también han llegado por parte de los propios taxistas. El portavoz de Élite Taxi, Tito Álvarez, ha cargado contra el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y ha dicho que no entiende «cómo puede ser que un ministro de izquierdas y gay mande a la Policía a reprimir a los taxistas».

Posteriormente, Tito Álvarez ha enviado una aclaración a los medios, en la que explica que ha sido víctimas de una «grave manipulacion«, asegurando que no tiene «nada contra el colectivo de gais y lesbianas» y explicando el sentido de sus palabras.

https://twitter.com/pnique/status/1089912834606186497