The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

Los empleados de Navantia cortan la A-4 para pedir que se cumpla el contrato de las corbetas

Redacción TO
Última actualización: 11 Sep 2018, 1:05 pm CET
Foto: Roman Rios | EFE

Apenas unas horas después de que la ministra de Defensa, Margarita Robles, haya asegurado que el Gobierno no dejará "en la estacada" a Navantia, los trabajadores del astillero de San Fernando, Cádiz, se han vuelto a echar a las calles y han cortado la autovía A-4. Los empleados de Navantia reclaman que se cumpla el contrato para la construcción de las cinco corbetas para la Armada de Arabia Saudí por 1.800 millones de euros, y para que se despeje la incertidumbre van a luchar "con uñas y dientes".

Así lo ha asegurado el presidente del comité de empresa, Jesús Peralta, que ha explicado que durante la asamblea celebrada esta mañana los trabajadores de la planta han acordado emprender este calendario de movilizaciones cortando la carretera A-4, a su paso por San Fernando, como ya hicieron la pasada semana.

Peralta ha señalado que la comparecencia de este lunes de la ministra de Defensa no ha hecho sino sumar "dudas" sobre el futuro de este contrato, que tiene previsto generar 6.000 puestos de trabajo directos e indirectos.

Para Peralta al millar de trabajadores de Navantia San Fernando "no nos vale" con que la ministra haya dicho que "no nos va a dejar en la estacada" ni que el Ministerio de Defensa ha liberado dinero para otros programas de construcción.

La situación merece "una movilización contundente" porque, en su opinión, la ministra de Defensa "no ha entendido" que las posibles consecuencias de una suspensión del contrato con Navantia, en represalia por la suspensión de la venta de bombas, "sería el primer paso de un efecto dominó" que afectaría a otros muchos importantes contratos que empresas españolas mantienen con Arabia Saudí. "Es una decisión nefasta, sin precedentes".

"No es de recibo que un contrato consolidado de buenas a primeras corra peligro ante unas declaraciones totalmente desafortunadas de una señora", ha añadido Peralta.

Los trabajadores de Navantia han exigido a la dirección de la empresa que se sume a las movilizaciones porque el contrato de las cinco corbetas es "una pieza fundamental" del futuro de la compañía.

Las movilizaciones comienzan hoy con el corte de la A-4 durante tres cuartos de hora y el próximo jueves se celebrará una manifestación con todos los ayuntamientos de la zona, con lo que se pretende mantener viva la movilización de las tres plantillas de los astilleros en Cádiz. Peralta ha anunciado también próximas reuniones con todos los colectivos sociales ciudadanos y empresariales para que participen en una gran manifestación, y que solicitarán una reunión con la presidenta la Junta, Susana Díaz, para expresarle su preocupación por la situación.

Precisamente, la presidenta andaluza, Susana Díaz, ha desvelado este martes que el pasado viernes habló con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien le transmitió "tranquilidad" al asegurarle que el contrato para la construcción de cinco corbetas para Arabia Saudí "se va a mantener".

"No sólo estaba comprometido, sino que me mandó un mensaje de tranquilidad, me dijo que no me preocupara porque el contrato se va a mantener y yo confío en la palabra de Pedro", ha asegurado en una entrevista en Canal Sur Radio.

 

Los empleados de Navantia cortan la A-4 para pedir que se cumpla el contrato de las corbetas

Las corbetas de Navantia para Arabia Saudí están basadas en la clase Avante 2200 adaptadas a los requisitos de la Marina del país árabe. | Foto: Navantia

El programa de las corbetas tiene previsto iniciarse a finales de 2018 y el último buque debería entregarse en 2022. Navantia será el responsable del apoyo al ciclo de vida durante cinco años, desde la entrega del primer buque, con opción a otros cinco años adicionales.

La incertidumbre sobre este contrato, el mayor de exportación de la historia de Navantia, se extendió después de que el Ministerio de Defensa anunciara que estudiaba suspender un contrato de venta de bombas de precisión a Arabia Saudí ante la posibilidad de que fueran usadas para atacar Yemen.