La Comunidad de Madrid rechaza la nueva propuesta de los taxistas por ser "aún más radical"

Mundo ethos

La Comunidad de Madrid rechaza la nueva propuesta de los taxistas por ser "aún más radical"
Foto: Kiko Huesca

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha rechazado este miércoles la propuesta de regulación de los vehículos de transporte con conductor (VTC) que le han presentado las cinco asociaciones del sector del taxi de Madrid, pues considera que es «aún más radical que las anteriores». Garrido ha denunciado la «dejación» de funciones de la Delegación del Gobierno por haber «permitido las toma de las calles de Madrid por sectores radicalizados» y ha calificado al titular de Fomento, José Luis Ábalos, de ser «el ministro más indolente e irresponsable de la historia», ha dicho en una rueda de prensa en la sede del Ejecutivo regional.

Los taxistas de Madrid, que protagonizan el décimo día de huelga indefinida en protesta para que se regulen los vehículos de transporte con conductor (VTC), se han concentrado hoy de 11:00 a 13:00 en la calle Génova, frente a la sede nacional del PP, y de las 17:00 las 19:00 horas se en la Puerta del Sol, donde han instado a Garrido a sentarse a negociar y han anunciado una nueva propuesta para regular los VTC.

Posteriormente, y en respuesta a la negativa de Garrido de aceptar su propuesta, los taxistas han cortado la Gran Vía, por segundo día consecutivo, y han avanzado en dirección a la Plaza de Cibeles. Durante la protesta, un grupo se ha enfrentado a la Policía, que ha cargado contra ellos para intentar retenerlos en la acera, sin conseguirlo. Un grupo de antidisturbios de la Policía Nacional va delante de la marcha tratando de contener el recorrido, aunque la céntrica vía madrileña ya está efectivamente cortada.

La Comunidad de Madrid Rechaza la propuesta

Los taxistas de Madrid han presentado este miércoles por la mañana una nueva propuesta a la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid. En ella, los taxistas pedían que se establezca un tiempo mínimo de 60 minutos previos a la contratación del servicio de un VTC y que estos vehículos realicen un recorrido mínimo de cinco kilómetros.

«Hablábamos de 24 horas previas a la contratación, luego hemos hablado de seis, entonces yo creo que es una reducción razonable», ha dicho el presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Julio Sanz, en una rueda de prensa para explicar la propuesta presentada a la Comunidad de Madrid. «En la propuesta hay otras muchas cuestiones que se deben de definir», ha añadido.

Sin embargo, la precontratación sigue siendo una «línea roja» para el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que ha descartado en todas las reuniones celebradas hasta el momento imponer esta medida a los VTC.

Además, la propuesta pide que se prohíba a los VTC «circular por las vías públicas en busca de clientes y permanecer estacionados en la vía pública sin contrato u hoja de ruta», así como que, tras ofrecer un servicio, estos vehículos deben regresar a su base.

«Lo que se está pidiendo no es nada excepcional», ha defendido Sanz, que ha recordado que otras regiones como Cataluña o Baleares han aprobado en los últimos días normativas similares a la que proponen los taxistas de Madrid.

Los taxistas consideran que la Comunidad de Madrid no quiere llegar a la solución de este conflicto porque «a lo mejor se ha posicionado de una de las partes» implicadas en él, ha dicho Julio Sanz, quien ha asegurado que «desde el colectivo del taxi ha quedado clara nuestra postura de solucionar el conflicto».

Sanz ha asegurado que «en ningún caso» se plantean para los VTC unos requisitos menos exigentes que los que recoge la normativa que se aplica al sector del taxi, y afirma que los taxistas están «flexibilizando, y mucho», sus peticiones iniciales en esta propuesta.

En la décima jornada de huelga de los taxistas madrileños, la Federación Vasca del Taxi y los representantes del VTC del País Vasco han decidido «renunciar a esquemas de confrontación que puedan alterar el orden público» y han optado por abordar de manera conjunta y de la mano del Gobierno vasco la negociación de la normativa que regule el sector.

Han constatado que la realidad del País Vasco no es equiparable a la de ciudades como Madrid y Barcelona, por lo que se muestran determinados a favorecer un escenario de trabajo para afrontar nuevos retos, de modo que los desarrollos tecnológicos disponibles y la modernización de las flotas con vehículos de bajas emisiones «permitan que la movilidad sostenible en el transporte de viajeros de turismo sea también un referente en Euskadi».