Monstruos marinos, un 'Boyhood' mal y 'The Room': vuelve el mejor peor cine con Cutrecon

Cultura

Monstruos marinos, un 'Boyhood' mal y 'The Room': vuelve el mejor peor cine con Cutrecon
Foto: Tommy Wiseau

Espantosas, terribles, insuperablemente malas. «Tan malas que son divertidas», bromea Carlos Palencia, que presenta la novena edición del Cutrecon –el festival internacional de cine cutre de Madrid– que él mismo dirige con películas escalofriantes, inclasificables, inefables. Y, sin embargo, sigue siendo uno de los eventos más atractivos en estos días de frío en la ciudad. La primera jornada –29 de enero–, por ejemplo, nos trae el ambicioso y no por ello virtuoso proyecto de un señor iraní llamado Jahangir Salehi, que llegó a California en 1979 tras salir por patas de la Revolución Islámica iraní y que no tardó en comenzar a rodar la obra de su vida: Dangerous Man. Sin dinero, porque no lo tenía y porque nunca aceptó la entrada de capital ajeno, se lanzó a una epopeya que filmó a lo largo de 26 años.

Estamos hablando de 80 minutos narrativamente delirantes, según Palencia. Un trabajo que no sólo parte cualquier principio de continuidad conocido en el cine, sino también cualquier cabeza que quiera unir los distintas escenas que componen la película. No ayuda en absoluto que el autor iraní empleara a diferentes actores para interpretar a los mismos personajes. Quien la ha visto dice que la obra es «perfecta». Claro que ésto lo sabemos en boca de su creador. Quien quiera descubrirlo, tendrá su ocasión a las 21 horas en el Palacio de la Prensa. Es la primera vez que llega a España. Quién sabe si la última.

El 30 de enero es el día de los dinosaurios. En The Velocipastor, un cura se enfrenta a ninjas, y para ello se convierte en velocirraptor. En Tammy y el T-Rex, una adolescente vive una historia de amor con un T-Rex que, curiosamente, se vale del cerebro transplantado de su novio. El argumento cumple con las expectativas del título. ¿Algunas de las sorpresas que alberga esta película? Mucha violencia, vísceras aquí y allá, y el difunto Paul Walker en el reparto.

El viernes 31, ahora sí, llega el que es a todas luces el plato fuerte del festival: ¡hay sesión para ver The Room! Además con un invitado de excepción: Greg Sestero. Efectivamente, el coprotagonista junto al malogrado Tommy Wiseau de esta cinta que es el Quijote del cine cutre. Si habéis visto The disaster astist, de James Franco, sabéis a qué nos referimos. Una película que, por cierto, se inspira en las memorias de Sestero –interpretado por Dave Franco– sobre el rodaje. Un evento a anotar en la agenda y que viene acompañado de las dos películas de Best frien(d)s, donde Sestero y Wiseau regresan a la acción, en una sesión triple. Durante The Room, como cénit de la fiesta, el público podrá lanzar cucharas a la pantalla y despacharse a gusto, siempre que se sigan unas normas civilizadas a sugerencia de los organizadores.

El fin de semana será el momento de los animales marinos, inclementes y sádicos, con un maratón gratuita de películas sencillamente inverosímiles que tendrá lugar en la Casa del Reloj tanto el sábado como el domingo. ¿Qué más hay reseñable para estos dos últimos días de festival? El lamentable Super Mario Bros de 1993, que fue la primera y la peor adaptación de un videojuego a la gran pantalla de la historia, y dos documentales interesantísimos: In search of the last action heroes, sobre el cine de acción que inundó las salas de todo el mundo en los 80, y El insufrible Groo, sobre un cineasta con 60 títulos a la espalda tan conocido por sus películas indecentes y sin presupuesto como por convencer a Jack Black de participar en una de ellas.

Las sesiones de la Casa del Reloj, como decíamos, son de acceso libre. Sin embargo, el resto de películas –que puedes comprobar en la programación del festival– se proyectarán en el Palacio de la Prensa. El bono general incluye 12 películas y cuesta 45 euros; el VIP, que incluye una cena con los organizadores del festival, 60 euros. Si quieres el bono fin de semana, que incluye el viernes y 9 películas en total, el precio es de 35 euros.