The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

Muere Harold Bloom, el crítico literario más influyente de nuestro tiempo

Jorge Raya Pons
Última actualización: 15 Oct 2019, 12:12 pm CET
Foto: Charlie Rose

Harold Bloom, el crítico literario más influyente desde mediados de siglo XX, ha muerto este lunes muy cerca de la Universidad de Yale, en un hospital de New Haven, a los 89 años. La vida de este hombre transcurrió entre los libros, él mismo presumía de leer 400 páginas por hora gracias a una memoria fotográfica, y reivindicó sin condiciones la grandeza de los gigantes entre gigantes, como Shakespeare y Cervantes, defendió el legado de maestros como Kafka, Woolf o Proust y ensalzó a magníficos autores como Toni Morrison o Thomas Pynchon antes de que fueran elevados al Olimpo de la literatura por el resto de entendidos.

Tal vez el libro que Bloom llevará consigo siempre es El canon occidental –editado en su día por Anagrama y ahora fuera de catálogo, aunque disponible en catalán en España–, fue recibido con aplausos por su precisión y profundidad y con abucheos por quienes definió como resentidos, que no comprendían su visión de la literatura. Bloom juzgaba a los autores sin tener en cuenta su sexo, raza, religión o ideología, defendió la independencia del criterio estético y atacó la politización de los estudios culturales.

Curiosamente, un hombre como él, tildado tantas veces de elitista, vendía miles de ejemplares de sus libros, lograba competir con best-sellers de medio pelo y su obra está disponible en más de 40 idiomas. Aquel éxito no llegó de la nada. La formación de Harold Bloom comenzó en la biblioteca pública de su barrio en Nueva York, donde devoraba toda clase de libros y donde descubrió a Shelley –de quien escribió una tesis para doctorarse por Yale en 1959–, y continuó hasta esta misma semana.

La pasión de Harold Bloom por la divulgación de su aprendizaje se extendió durante más de 60 años. El pasado jueves dio su última clase de literatura, como relata The New York Times. En Yale, su segundo hogar, ocupaba la Cátedra Sterling de Humanidades. Para la historia quedan títulos como El futuro de la imaginación, Cómo leer y por qué –más accesible– y Cuentos y cuentistas. El canon del cuento. En 2002 recibió el Premio Internacional de Cataluña.