The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Somalia

Al menos 26 personas mueren de hambre en Somalia por la sequía en día y medio

The Objective
Última actualización: 10 Dic 2018, 4:49 pm CEST

La falta de alimentos provocada, principalmente, por la grave sequía que sufre Somalia, ha causado la muerte de al menos 26 personas en el sur del país en un día y medio, según han informado las autoridades regionales. El responsable de Interior de la administración interina de la región de Jubaland, Mohamed Hussein, ha asegurado que "la severa sequía ha matado al pueblo en un lapso de 36 horas" entre el domingo y el lunes.

"La gente en esas áreas necesita ayuda de emergencia", ha aseverado Hussein, quien ha recordado que cientos de familias se han visto obligados a desplazarse hasta la capital, Mogadiscio, en busca de ayuda. En las zonas más castigadas por la sequía, que además están controladas por el grupo terrorista Al Shabab, los cultivos están aniquilados y el ganado ha muerto, lo que ha forzado a las comunidades a vender sus pertenencias y a prestarse dinero para comprar alimento.

Somalia, al igual que otros países de la región, se enfrenta a una devastadora sequía que puede dejar a 6,2 millones de personas, la mitad de la población, con necesidad de ayuda humanitaria.

La ONU alertó a principios de este mes que unos 185.000 niños pueden morir en Somalia, que se encuentra al borde de una hambruna, si no reciben atención médica inmediata para tratar su avanzado estado de desnutrición. Un millón de niños menores de cinco años pueden sufrir malnutrición aguda si la situación de hambre, agravada por el aumento de enfermedades relacionadas con la sequía, como diarrea aguda y cólera, no se revierte. Precisamente el pasado día 15 de marzo comenzó una campaña masiva para frenar la expansión del cólera en Somalia y destinada a 450.000 personas.

El secretario general de la ONU, António Guterres, que estuvo de visita "de emergencia" en el país el pasado 7 de marzo, urgió a actuar de inmediato para evitar que la grave sequía que afecta al país derive en una nueva hambruna como la ocurrida en 2011, cuando murieron unas 250.000 personas.