Aumenta el hambre en el mundo por primera vez en una década

Energía y medioambiente

Aumenta el hambre en el mundo por primera vez en una década
Foto: Andreea Campeanu| Reuters

El hambre volvió a aumentar en 2016 tras una década de retroceso casi constante y afecta a unos 815 millones de personas, el 11% de la población mundial. Las principales razones de este aumento son el creciente número de conflictos y los desastres naturales provocados por el cambio climático, ha informado este viernes la ONU.

En 2015, 777 millones de personas sufrían desnutrición. El aumento de este año es significativo, pero sigue por debajo de los 900 millones del año 2.000, explica el informe de la ONU sobre el estado de la seguridad alimentaria en el mundo, presentado este viernes en Roma.

El hambre ha empeorado particularmente en África subsahariana, donde el 22,7% de la población sufre desnutrición, en el Sudeste asiático y en Asia occidental. Casi 520 millones de personas padecían hambre en Asia en 2016, unos 242 millones en África y 42,5 millones de personas en América Latina y el Caribe, donde la situación se está empeorando.

Más de la mitad de las personas que sufren hambre, 489 millones de personas, viven en países afectados por conflictos. Además, algunos de estos países también se vieron afectados por graves sequías e inundaciones.

En los lugares sin conflictos, el hambre se debe a que la ralentización económica ha limitado la capacidad de los países para importar alimentos y proteger a la población más pobre de la subida de los precios.

A pesar del crecimiento del hambre en el mundo, la tendencia de retroceso en el retraso del crecimiento infantil no ha cambiado, bajando del 29,5% en 2005 al 22,9% en 2016. Este problema afecta a 155 millones de niños menores de cinco años y 52 millones sufren desnutrición aguda.

El informe, que se ha presentado el mismo año en que se ha declarado una hambruna en Sudán del Sur, Nigeria, Somalia y Yemen, advierte de la coexistencia entre las distintas formas de malnutrición con países que experimentan a la vez altas tasas de desnutrición infantil, anemia en mujeres y obesidad en adultos, informa EFE.