The Objective
Publicidad
Deportes

Los Angeles Lakers, ¿un modelo de autodestrucción?

La mega franquicia angelina vuelve a quedarse fuera de la lucha por el título de la NBA. Es la más laureada con 17 títulos junto a los Celtics de Boston

Los Angeles Lakers, ¿un modelo de autodestrucción?

Dwight Howard, de Los Angeles Lakers, durante un partido contra los Golden State Warriors. | Reuters

La liga profesional americana de baloncesto NBA nos deja esta temporada 2021-2022 un hecho excepcional: la eliminación de Los Angeles Lakers, que se quedan fuera de la posibilidad de poder disputar los play in que dan pie a la participación de los play off por el título de la mejor competición del mundo. Y todo, apenas año y medio después de proclamarse campeones de la NBA en el año 2020.

La catástrofe se consumó el pasado 5 de abril cuando el equipo angelino caía derrotado 121-110 ante los Phoenix Suns, relegando a los Lakers a la undécima posición de la Conferencia Oeste con un triste balance de 31 victorias y 48 derrotas. De esta forma, y a tres jornadas para acabar la liga regular, esta megafranquicia se quedaba sin opciones de poder acceder al décimo puesto que le permitiera poder jugar el play in para poder acceder a los play off.

Fracaso de un megaproyecto de estrellas

En cualquier otra franquicia, al margen de los citados Boston Celtics, una debacle de este calibre podría incluso ser aceptada. Pero no en los Angeles Lakers. Y menos en una temporada donde, además de sus figuras Lebron James o Anthony Davis, decidieron apostar por el base Russell Westbrook como el complemento a esta pareja demoledora.

En su descargo hay que destacar las múltiples lesiones que han arrastrado toda la temporada al equipo. Empezando por el gran líder, Lebron James, que a sus 37 años es la cuarta vez en su carrera que se queda fuera de estos play off. Cuatro títulos de la NBA y 10 finales le contemplan.

Lesiones que también han perseguido a Anthony Davis, el segundo líder de esta franquicia. Infortunios que pueden llegar a plantear que habría sido de haber podido jugar los tres jugadores más asiduamente en la pista. Pero no debemos olvidar que la temporada pasada también se clasificaron sobre la bocina, cayendo además en la primera ronda ante los propios Suns. El resto de fichajes como Kyle Zuma, Kentavious Caldwell-Pope y Montrez Harell además de regresos como Dwight Howard, Trevor Ariza, Kent Banzimore o Wayne Ellington tampoco han evitado este dramático desenlace.

Dos play off en los últimos nueve años

Hay un dato aún más revelador y que refleja la crisis de identidad que sufre esta franquicia de la NBA. Su eliminación esta temporada, lejos de ser una anomalía, es casi una costumbre en la última década en la que los Lakers solo se han clasificado en dos de los últimos diez play off de la liga profesional americana. El primero de ellos, tras siete años de sequía, permitió alzarse con su decimoséptimo título después de una década totalmente en blanco.

En términos aplicados a nuestro deporte, es como si el Real Madrid estuviera diez años sin levantar un título de liga en fútbol, quedando prácticamente sin opciones al título desde el último cuarto de la competición en ocho de las diez últimas ligas españolas.

Una nueva reconstrucción: modelo que se repite cíclicamente

Ahora, Los Angeles Lakers deben emprender una nueva reconstrucción, una reflexión de hacia dónde quieren ir y con quién. Algo que no es nuevo porque llevan bajo esta noria del tiempo desde los inicios de la franquicia. Primero con la marcha de Wilt Chamberlain y Jerry West a mediados de los años 70. Entonces fueron Kareem Abdul Jabbar y Magic Johnson quienes recogieron el testigo. Este duo convirtió a Los Angeles Lakers en el más poderoso en la época de los 80. 60 victorias en seis temporadas, cinco títulos de la NBA y dos de ellos consecutivos (1987 y 1988) que catapultaron a los Lakers al olimpo del baloncesto mundial. En unos duelos eternos con los Boston Celtics liderados por Larry Bird.

De O’Neal – Bryant a Phil Jackson – Pau Gasol

En la década de los 90 ya sufrieron su primera travesía del desierto hasta la llegada de otra pareja histórica: Shaquille O’Neal y un joven Kobe Bryant. Desde 1999 y bajo el mando del archifamoso Phil Jackson, técnico de los inolvidables Bulls de Michael Jordan, empezó otra etapa histórica con el título del 2000, después de doce años de sequía. El primero de una serie de tres consecutivos.

En el 2004 llegó una nueva reconversión que no vería sus resultados hasta el año 2007, cuando acabó en la franquicia Pau Gasol junto al regreso al banquillo de Phil Jackson. Ese mismo año llegaron a la final donde se reeditó el histórico duelo Lakers – Boston. La vigesimonovena ocasión en la historia de la NBA que se decantó del lado de los Celtics. Fue el anticipo de lo que sucedió un año después cuando arrollaron en el campeonato levantando su decimoquinto título de su historia. En el 2010 liderados por el antológico Kobe Bryant se adjudicaron su 16 título y el segundo consecutivo.

Empezó así la segunda década de este siglo XXI marcada por los últimos años y el adiós de las pistas del malogrado Kobe Bryant. Hasta que en el verano del 2018, dentro de esta situación cíclica, Los Angeles Lakers ficharon a Lebron James como el nuevo líder capaz de coger el testigo de Jabbar, Magic Johnson, O’Neal, Bryant…

¿Y ahora qué? Esa es la gran pregunta que seguro se están haciendo los aficionados e hinchas de los Lakers. Seguirán apostando por este trío de ases o buscarán un nuevo refuerzo capaz de compartir o incluso liderar a esta franquicia. Es este el modelo que requiere la franquicia junto a los Celtics, la más laureada de la historia de la NBA. Habrá que esperar a la próxima temporada para saberlo.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D