The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Alemania

Descubierto un sistema circulatorio oculto dentro de los huesos

Redacción TO
Foto: rawpixel | Unsplash

Un grupo de científicos de la Universidad de Duisburg-Essen, en Alemania, ha descubierto un sistema circulatorio en el interior de los huesos que ha recibido el nombre de vasos transcorticales (TCVs). Se trata de unos conductos que comunican regiones del interior de los huesos con el exterior y que podrían permitir buscar nuevos tratamientos para la artritis.

Hasta ahora, se conocía que las arterias entran en los huesos largos y permiten que la sangre atraviese la médula y pueda salir por el otro extremo, pero esto no explicaba la velocidad de difusión de la sangre a través de los huesos. De hecho, esta velocidad es tan alta, que los militares la utilizan para reanimar a los soldados caídos en combate. Cuando las venas no son una opción muy viable, los militares hacen transfusiones intraóseas y se logra una respuesta muy rápida. Ahora, los investigadores han hallado la que podría ser la causa de esta rápida reacción.

La investigación, dirigida por Anika Grüneboom y publicada en la revista Nature, desvela la existencia en la capa exterior ósea de unos túneles a través de la cual se extiende una red de finos vasos sanguíneos, que permiten a la sangre y a las células del sistema inmune expandirse más rápidamente a través del cuerpo.

Por el momento, la investigación científica se ha realizado los huesos largos de ratones, pero los indicios apuntan, además, a que estos vasos sanguíneos también estarían presentes en seres humanos.

Los investigadores usaron un compuesto químico para hacer que la tibia de las cobayas se volviera transparente, y de esta manera descubrieron la existencia de cientos de vasos sanguíneos en la capa exterior del hueso. Los investigadores calculan que el 80% de la sangre arterial y el 50% de la venosa, pasa a través de ellos. En el caso de nuestra especie, aún no han calculado cual puede ser el volumen de sangre que circule a través de ellos.

Estos vasos transcorticales son claves para el paso de células, la reabsorción del hueso y la regulación de la inflamación, por lo que pueden ser  muy útiles para buscar tratamientos contra dolencias como la artritis reumatoide. Los científicos han averiguado que los ratones enfermos de artritis inflamatoria tienen más vasos transcorticales y también que los ratones más viejos tienen menos capacidad de producir estos conductos.