Publicidad

Economía

La banca rescata a Duro Felguera con cinco meses de retraso tras las presiones de la SEPI

Las condiciones del contrato rubricado esta semana con los bancos son las mismas que se firmaron en el preacuerdo del 30 de abril

La banca rescata a Duro Felguera con cinco meses de retraso tras las presiones de la SEPI
Sede de Duro Felguera, en una imagen de archivo.|Europa Press

Duro Felguera anunció este lunes la firma de su acuerdo con la banca para encarrilar la refinanciación de la compañía. Un pacto que, según ha conformado THE OBJECTIVE, es el mismo al que se llegó en abril de este año, pero que se ha sellado con cinco meses de retraso (debería haberse firmado el 30 de junio) con el consiguiente perjuicio económico para la compañía.

Este diario también ha confirmado que la banca ha aceptado firmar el acuerdo definitivo (term sheet) tras las fuertes presiones de la SEPI que precisamente hace una semana había desbloqueado la segunda parte del rescate público equivalente a 80 millones de euros.

Las dos partes asumen que el inversor que solicitaban como requisito para cerrar el pacto no va a llegar, pero han preferido dar el paso para evitar el colapso financiero de Duro Felguera, a sabiendas de que estamos ante una solución a corto plazo y que financieramente no es sostenible en el tiempo.

El nuevo plan de rescate llega con retraso, lo que ha generado que la contratación de Duro Felguera haya caído prácticamente a cero y sin visos de recuperarse ni de tener un socio industrial con una nueva cartera. Las consecuencias de este retraso es que la compañía no ha contratado prácticamente nada en el año 2021 por la falta de avales y por la incertidumbre de no firmar el acuerdo con los bancos.

Como ya contó este diario, la nueva operación tiene dos grandes problemas: se ha confeccionado sin 40 millones de euros de liquidez que aportaba Fortress y sin entrada de capital de la SEPI. Y la banca ha cedido conocedora de esa situación.

Litigios de Fortress

En el caso de Fortress, la nueva administración de Jaime Argüelles decidió abortar la operación que le garantizaba una liquidez de 40 millones de euros, sin intereses, por ceder los litigios pendientes en diferentes países del mundo. La compañía sostiene que este movimiento malvendía los litigios y que ahora con la gestión individual de los mismos van a sacar más dinero.

No obstante, los 40 millones de Fortress consistían en un anticipo sin garantías que tendrían que devolverse conforme se fueran cobrando. La gestión de los litigios siempre sería de Duro Felguera y una vez devuelto este montante más una rentabilidad pactada el resto de los fondos procedentes, volverían a su dueño. Si no se cobran estos litigios, cosa que es probable si la empresa asume su cobro individualmente, es probable que estos 40 millones de euros tarden años en hacerse efectivos.

En el caso de los 80 millones de la SEPI, como ya explicó este diario el fondo de rescate (FASEE) ha desembolsado la totalidad del montante como préstamo participativo en lugar de haber entregado 30 millones como capital y 50 millones como préstamo participativo. Ello, porque no ha entrado un socio industrial como pedía la sociedad pública.

Las consecuencias de este movimiento es que la compañía tiene que devolver más deuda y que la carga financiera (sus intereses ) es mayor. Es decir, el nuevo plan tiene más riesgo, hay que pagar más intereses y hay que devolver más préstamo.

Las cuentas del primer semestre de Duro Felguera reflejan reflejan una caída del 58% en la contratación, del 43% en las ventas y con un aumento del 78% de la deuda. El mayor desplome se produjo en los ingresos: llegaron a los 40 millones frente a los 70 millones de igual periodo del año anterior.

Caída de la contratación

Sin embargo, donde realmente se refleja el deterioro de Duro Felguera es en la contratación que llegó apenas a 22 millones de euros, una caída del 58% respecto de los 52 millones de hace un año. Esto demuestra que la compañía no está activa y que no están entrando nuevos proyectos, la llave que permitiría asegurar la supervivencia en el mediano plazo.

Por otro lado, las condiciones del contrato firmado ayer con los bancos son las mismas que se firmaron en el preacuerdo (term sheet) de 30 de abril cuando todavía no se había incorporado Jaime Argüelles como CEO de Duro Felguera. Estas condiciones se negociaron con los bancos antes de que SEPI aprobase la ayuda y estaban en el primer plan de viabilidad aprobado por SEPI en el momento de otorgar el préstamo público.

Las condiciones son que se amortizan inmediatamente 7,5 millones de deuda con los fondos procedentes del rescate; las obligaciones convertibles en acciones tipo A procedentes de la refinanciación de 2018 se prolongan hasta el 2027 y las obligaciones convertibles tipo B (de la refinanciación de 2018 y cuyo valor era nulo) se cancelan.

Del mismo modo, se emiten unas nuevas obligaciones convertibles tipo C por valor de 52 millones y vencimiento para 2027, se transformarán 25,5 millones de deuda en préstamo participativo en la medida que se vayan otorgando avales y se otorgará una nueva línea de avales de 80 millones garantizados por CESCE al 70%.

En definitiva, con respecto a los 85 millones de euros de deuda se refinancian con las siguientes facilidades: 7,5 millones se amortizan; 25,5 se transformarán en préstamo participativo de los bancos; y 52 se transformarán en obligaciones convertibles tipo C con periodo de conversión hasta el 2027.

Nueva cúpula

Del mismo modo, tras cerrar el acuerdo con los bancos se prepara el nombramiento de una nueva cúpula directiva. El nuevo CEO de Duro Felguera, Jaime Argüelles, prepara cambios en los que cobrarán especial protagonismo Juan José Herrero y Roberto Pérez, según ha podido confirmar THE OBJECTIVE con fuentes conocedoras del proceso.

Los dos ya estuvieron en puestos clave de la compañía en la época del presidente Ángel del Valle y fueron parte de la gestión que desembocó en la dura crisis de 2018 que todavía amenaza con el concurso de acreedores a la firma asturiana. Herrero fue director de Producción Corporativa y responsable de Servicios y Pérez fue director deMining & Handling y Oil & Gas.

Unos nombramientos que han causado extrañeza en el mercado. Juan José Herrero y Roberto Pérez ya pilotaron la compañía en la peor época de su historia. De hecho, la actual crisis de Duro Felguera -que estalló en 2018- se atribuye en gran parte a la gestión del equipo del que formaron parte estos dos directivos.

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D