The Objective
Publicidad
Economía

Los impagos de bares y restaurantes se disparan un 12% y dan otro susto a los bancos

Los créditos insolventes de la restauración alcanzan máximos de cinco años y la tasa de morosidad del sector avanza en el primer trimestre hasta el 8,7%

Los impagos de bares y restaurantes se disparan un 12% y dan otro susto a los bancos

Imagen de un establecimiento de hostelería | Europa Press

Los impagos de bares y restaurantes se han disparado pese a la reactivación de los negocios tras las restricciones de la pandemia y dan un nuevo susto a los bancos. La morosidad del sector de la hostelería aumentó en el primer trimestre del ejercicio casi un 12%, alcanzando máximos de cinco años. En concreto, según los datos recabados por THE OBJECTIVE, los préstamos insolventes de esta industria han avanzado hasta 2.845 millones de euros, frente a los 2.547 millones de diciembre.

Esta subida supone un cambio de tendencia, ya que en el segundo semestre de 2021 los impagos estuvieron controlados y experimentaron un fuerte descenso en verano. Un giro que tiene lugar, además, en la antesala del fin de las carencias de los préstamos ICO. Desde abril empezaron a decaer estas ventajas y las empresas (una parte de ellas bares y restaurantes) tienen que abonar las cuotas completas. Hasta ahora, solo tenían que pagar por los intereses y no por el capital principal obtenido.

El incremento de los morosos ha elevado la tasa de insolvencias de la restauración a un 8,7% y pone de manifiesto las dificultades por las que atraviesa esta industria. El ratio es más de doble que el del conjunto del sistema. Los bancos sufren a día de hoy una dudosidad del 4,19%. Una cifra que baja mes tras mes a pesar de la incertidumbre.

Los bancos vigilan las carteras de crédito

Los bancos están analizando y vigilando las consecuencias que podría tener no solo el fin de las carencias de los créditos ICO, también el nuevo entorno de tipos de interés en positivo y las pérdida de poder adquisitivo de las familias y las empresas por la elevada inflación. Por ahora, los bancos dan por hecho que los sectores más afectados por la pandemia serán los que tengan mayores problemas para afrontar sus compromisos financieros, pero se muestran optimistas sobre la evolución de los impagos.

Las entidades señalan que no han detectado datos preocupantes de morosidad, salvo excepciones, como los de los bares y restaurantes o los de los préstamos al consumo. Los establecimientos financieros ya cuentan con una tasa de impagos superior al 7%. En hipotecas también hubo un ligero repunte de retrasos en los pagos mensuales a principios de año por parte de las familias, pero parece que se ha detenido en los últimos meses.

Los bancos dan por hecho que las insolvencias crecerán, pero se muestran tranquilos en general, ya que del análisis de las carteras no se desprende un alza futura por encima de las previsiones. Eso sí, consideran que tienen que estar atentos a los efectos que pueda ocasionar el nuevo escenario de inflación desbocada.

La presidenta de la patronal bancaria AEB, Alejandra Kindelán, asegura que el sector está vigilante, pero tranquilo. «Por ahora la morosidad está muy baja y no da señal de preocupación, pero hay que estar atentos a la subida de tipos, la evolución de la economía y la creación de empleo», indica. Además, añade que «hoy hay una situación mejor que cuando empezó la covid».

El BCE ya ha pedido a los bancos a que se muestren cautelosos y no lancen las campanas al vuelo por los mayores ingresos que obtengan por la subida de los tipos de interés. El vicepresidente del organismo supervisor, Luis de Guindos, ha reclamado un esfuerzo en provisiones a las entidades ante el más que probable incremento de los impagos en los próximos meses por eñ deterioro de la economía y la merma de riqueza de empresas y hogares. El BCE ya contempla, incluso, un escenario de recesión en Europa para 2023.

En el resto de sectores de la economía, la morosidad está contenida de momento. Ni en la agricultura, ni en la construcción ni en otras actividades, como el transporte o el comercio, se ha producido un incremento de las insolvencias. En todos ellos se mantienen estables en los primeros meses de 2022 o ligeramente a la baja, lo que ha permitido que la tasa global descienda varias décimas.

El incremento de la morosidad se producirá en un contexto de desaceleración en la concesión del crédito. Los bancos esperan que el ritmo de impulso de la financiación descienda tras el verano, aunque se mantendrá robusto pese a la inestabilidad y las condiciones económicas más desfavorables.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D