El exdirector de la inteligencia militar de Chávez reconoce a Juan Guaidó

Política y conflictos

El exdirector de la inteligencia militar de Chávez reconoce a Juan Guaidó
Foto: MIGUEL GUTIERREZ

El general Hugo Carvajal, exdirector de inteligencia militar durante el Gobierno de Hugo Chávez y buscado por Estados Unidos por narcotráfico, reconoció este jueves al presidente de la Asamblea Nacional y líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela al tiempo que hizo un llamamiento a los militares para que rompan con el mandatario Nicolás Maduro. La declaración se produce coincidiendo con el acopio de ayuda humanitaria en las fronteras del país que la oposición al régimen de Nicolás Maduro esperan hacer llegar el sábado a los venezolanos.

«Presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó Márquez, aquí está un soldado más por las causas de la libertad y la democracia para ser útil en la consecución del objetivo de restablecer el orden constitucional que nos permita convocar elecciones libres», dijo Carvajal en un vídeo colgado en su cuenta de Twitter.

Con traje negro y con la ciudad de Caracas como fondo, Carvajal leyó una declaración denunciando una Fuerza Armada «demacrada» y apelando a su cúpula a abandonar su lealtad a Maduro.

«Al alto mando que hoy nos hace pasar vergüenza mundial con vídeos ridículos les advierto: detengan a tiempo el rumbo que llevan», dijo, en alusión a las apariciones televisivas de Maduro haciendo ejercicios con militares.

«Depende de ustedes, hermanos de armas, la forma en que todo esto termine. No tengan duda de que este es el lado correcto de la historia», afirmó el también diputado a la Asamblea Nacional por el partido oficialista PSUV.

Guaidó, reconocido por medio centenar de países como presidente interino, libra un pulso por el poder con Maduro, quien por el momento cuenta con el respaldado del alto mando militar y las cúpulas de los poderes judicial y electoral.

En julio de 2017 Carvajal, entonces cónsul en Aruba, fue detenido brevemente en la isla a petición de Estados Unidos, que lo acusa de colaborar con el narcotráfico, pero fue liberado y regresó a Venezuela.

Maduro lo recibió entonces con un abrazo y al grito de «¡el Pollo está libre y vivo!».

Pero ahora el exdirector de inteligencia durante el Gobierno de Chávez (1999-2013) ha optado por denunciar la «desastrosa realidad» de Venezuela después de seis años de Presidencia de Maduro.

«La Fuerza Armada no es ajena a la desastrosa realidad venezolana, igual se encuentra sin comida, sin medicina y con la mayor parte de los equipos bélicos canibalizados y con partes robadas, exactamente como se encuentra todo el país», afirmó.

Más apoyos

Por otro lado, 11 funcionarios diplomáticos y consulares venezolanos en Estados Unidos declararon su respaldo a Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países, dijeron el jueves representantes del líder opositor.

Carlos Vecchio y Gustavo Marcano, embajador y ministro consejero designados por Guaidó y reconocidos por el Gobierno de Donald Trump, aseguraron en rueda de prensa que 11 de los 56 funcionarios acreditados ante Washington desconocieron al mandatario Nicolás Maduro y aseguraron que otros más se sumarán.

«Estamos dispuestos a trabajar con ellos. El presidente Guaidó les comunicó eso y estamos cumpliendo su palabra», dijo Vecchio.

Maduro rompió relaciones con Washington y anunció el cierre de todas sus misiones en Estados Unidos el mismo 23 de enero en que Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional, se declaró presidente en funciones constitucionales con el inmediato respaldo de Trump. Guaidó, en cambio, llamó a los diplomáticos a no reconocer «al usurpador» y seguir cumpliendo con sus funciones.

Del grupo que apoya a Guaidó, siete son funcionarios de los ocho consulados venezolanos en Estados Unidos, tres son adscritos a la embajada en Washington y uno integra la misión permanente ante Naciones Unidas.

«Vendrán otros más. Hay mucha gente de estos 56 que todavía está dentro de Estados Unidos, pero no está ejerciendo funciones porque la red consular fue clausurada y desmantelada por el régimen de Maduro», dijo Marcano, sobre la «abandonada» operativa en Washington DC, Nueva York, Boston, San Francisco, Miami, Nueva Orleans, Chicago y Puerto Rico.

Además, la Casa Blanca ha informado de que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, viajará el lunes a Colombia para expresar el apoyo «inquebrantable» del Gobierno de Donald Trump a Juan Guaidó, el líder opositor en Venezuela.

«La lucha en Venezuela es entre la dictadura y la democracia, y la libertad está prevaleciendo. Juan Guaidó es el único mandatario legítimo de Venezuela y es hora de que Nicolás Maduro se vaya», dijo Alyssa Farah, portavoz del vicepresidente estadounidense, al anunciar el viaje de Pence.

La oficina de Pence dijo que el vicepresidente participará en Colombia en una reunión del Grupo de Lima, un bloque de países latinoamericanos y Canadá creado en 2017 para promover una salida a la crisis venezolana.

Pence se reunirá, además, con el presidente de Colombia, Iván Duque, cuya visita a Washington la semana pasada estuvo marcada por la crisis de Venezuela, así como con familias venezolanas «que han huido del régimen de Maduro».

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, por su parte, recibió este jueves al nuevo embajador del presidente interino venezolano Juan Guaidó, Carlos Scull, en una solemne ceremonia de entrega de cartas credenciales, informó la agencia estatal Andina.

El exdirector de la inteligencia militar de Chávez reconoce a Guaidó 1

Ayuda humanitaria enviada por EEUU para Venezuela. | Foto: Luisa González | Reuters

Perú fue el promotor del Grupo de Lima, creado en 2017 por una docena de países americanos para buscar una solución pacífica a la crisis venezolana, y fue de las primeras naciones en reconocer como presidente interino a Guaidó.

Los países que reclaman la salida de Maduro consideran que su nuevo mandato, iniciado el 10 de enero, es resultado de elecciones fraudulentas y por tanto «ilegítimo», y lo responsabilizan de la debacle económica de Venezuela, marcada por un agudo desabastecimiento y una hiperinflación estimada para este año por el FMI en 10.000.000%.