The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Rusia

El Kremlin afirma que las presidenciales rusas serán legítimas a pesar del veto al opositor Navalny

Redacción TO
Foto: Evgeny Feldman | AP Images / Archivo

El Kremlin ha defendido este martes la "legitimidad" de las próximas elecciones presidenciales de Rusia previstas para marzo, después de haber prohibido la candidatura de Alexei Navalny, principal opositor del presidente Vladimir Putin. "El hecho de que no participe en virtud de la ley una persona que desea ser candidato, no puede afectar de ninguna manera a la legitimidad de la elección", ha declarado a la prensa el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

La comisión electoral ha negado la participación en los comicios del 18 de marzo a Alexei Navalny, un jurista que se encuentra en el centro de una investigación sobre la corrupción de las élites rusas.

La decisión era previsible, puesto que esta comisión ya había advertido en varias ocasiones de que Navalny no podría presentarse antes de 2028 debido a una condena judicial por desvío de fondos en un caso que se remonta a 2009.

El opositor, que dispone de una base de fieles simpatizantes y ha organizado dos manifestaciones este año, ha apelado al boicot de los comicios tras la decisión de la comisión.

Así lo ha anunciado a través de su cuenta oficial de Twiiter, como respuesta al veto de las autoridades rusas a su candidatura, calificando su iniciativa de "huelga de votos".

"Los llamamientos al boicot se examinarán minuciosamente para determinar si son conformes a la ley o no", tal y como ha asegurado el portavoz del Kremlin este martes. Vladimir Putin, quien aspira a su cuarto mandato presidencial, se enfrentará en las elecciones a los candidatos tradicionales del Partido Comunista y los nacionalistas del LDPR, además de a la estrella de la televisión Ksenia Sobchak, opositora liberal que espera atraer a los rusos disconformes con la situación en el país.

A la vista de la popularidad del presidente Putin, en el poder desde hace 18 años, y la ausencia de su principal opositor por veto, algunos observadores temen que la abstención en los comicios sea elevada, lo que debilitaría la legitimidad del resultado.