El mundo condena la decisión de Trump y apoya el "irreversible" Acuerdo de París

Energía y medioambiente

El mundo condena la decisión de Trump y apoya el "irreversible" Acuerdo de París
Foto: Aaron Favila

Gobiernos, organizaciones y personalidades mundiales han expresado al unísono su «decepción» por el anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirar a su país del Acuerdo de París sobre el cambio climático, que muchos han calificado como «irreversible» y «necesario».

El magnate ha honrado una de sus principales promesas de campaña al argumentar que ese pacto, adoptado por casi 200 naciones a finales de 2015 y ratificado por unas 147, pone en «permanente desventaja» a la economía y trabajadores estadounidenses, por lo que propuso renegociar «enteramente» uno «mejor» y «más justo».

De inmediato, dicha decisión ha sido calificada por organizaciones supranacionales, entre ellas la ONU y la Unión Europea (UE), como «muy decepcionante», ya que, entre otras, desecha metas como la propuesta por el expresidente Barack Obama de reducir a 2025 las emisiones de gases hasta un 28 % respecto a los niveles de 2005.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha instado a que «Estados Unidos siga siendo un líder en temas medioambientales», ya que su retirada «supone una gran decepción» para «reducir las emisiones de gases» y «promover la seguridad global».

«Hoy es un día triste para la comunidad global», ha denunciado por su parte el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete, al añadir que «un socio clave vuelve la espalda a la lucha contra el cambio climático» y que, por ello, la UE «lamenta profundamente la decisión unilateral de la Administración Trump».

Asimismo, Alemania, Francia e Italia han subrayado su compromiso con el Acuerdo de París y han recalcado que «no se puede volver a negociar» frente al anuncio de EEUU, que, sin embargo, solo podrá solicitar su salida tres años después de su entrada en vigor, es el 4 de noviembre de 2019, y hacerla efectiva un año después.

El Acuerdo es una «piedra angular de la cooperación entre países» para atajar el cambio climático y la «dinámica» que ha generado es «irreversible», han asegurado el presidente francés, Emmanuel Macron; la canciller alemana, Angela Merkel; y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni.

La ola de críticas ha sobrevenido con fuerza también en el propio país de Trump, en donde, a excepción de los legisladores del Partido Republicano al que pertenece, la decisión ha sido rechazada por poner a EEUU junto a Nicaragua y Siria, las únicas dos naciones no firmantes de los compromisos medioambientales.

También 61 grandes ciudades y estados de EEUU, entre ellos Hawai, Minesota, Washington, California, Alaska, Arkansas, Arizona, Kansas, Colorado, Maine, Carolina del Norte, Connecticut y Nueva York, se han rebelado contra la retirada del pacto, que Trump deja con frases como «fui elegido para gobernar Pittsburgh, no París».

Precisamente, el alcalde de la antigua «ciudad del acero», el demócrata Bill Peduto, ha respondido a los comentarios del mandatario y ha asegurado que él sí seguirá las directrices del Acuerdo de París.

Otras personalidades, como el asesor de Trump y consejero delegado de Tesla, Elon Musk, quien ha renunciado a su cargo tras el anuncio; así como numerosos ecologistas y expertos en el país, han calificado de «ignorante» la decisión.

El Gobierno de Canadá se ha declarado «profundamente decepcionado» por una decisión que provocará que las regiones del mundo más vulnerables medioambientalmente se hayan quedado sin un aliado «clave».

En América Latina, una de las zonas del planeta que corre más riesgo según expertos, países como Brasil, México, Chile, Bolivia, Panamá y Costa Rica han declarado su «profunda decepción» y han exigido la aplicación del pacto climático y subsanar, como lo ha calificado el presidente boliviano, Evo Morales, una «alta traición» a la Tierra.

Trump ha escuchado la semana pasada a sus socios del G7 en Italia antes de tomar una decisión, pero al final no ha servido la presión que varios líderes han ejercido a favor del acuerdo.

«Make America great again» ha sido la respuesta de Trump ante las críticas a su decisión.