El obispo de Santander defiende al cura cántabro que da un curso de "sanación espiritual" a homosexuales

Futuro

El obispo de Santander defiende al cura cántabro que da un curso de "sanación espiritual" a homosexuales
Foto: Anupam Nath

El obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, ha defendido la labor de un sacerdote del municipio cántabro de Ruiloba que imparte los denominados cursos «de sanación espiritual». Monge ha dicho que en esos cursos «no se intenta reorientar nada», sino «madurar», y que no acuden solo homosexuales.

Sánchez Monge ha explicado que ese sacerdote es capellán de una congregación de religiosas y se ocupa de parroquias cercanas a Ruiloba, pero los cursos los imparte con «carácter civil», en una asociación que dirige y que se llama Es posible la esperanza.

El obispo de Santander aclara que esa labor pastoral del sacerdote la «lleva por su cuenta» y «no está implicada la diócesis para nada», pero ha explicado que su trabajo es de «maduración» y «acompañamiento pastoral y espiritual» a personas que tiene diversos problemas.

«La labor que hace no es solo con homosexuales«, ha aseverado el obispo de Santander, quien asegura que quienes acuden a esos cursos «lo hacen libremente», porque la Iglesia «está dispuesta siempre, a través de sus miembros, explícita o implícitamente, a acoger a todo al que se acerca a ella».

«No se intenta reorientar nada, se intenta madurar, en toda la extensión de la palabra y a la persona en su integridad», ha insistido el obispo a preguntas de los periodistas sobre ese sacerdote, cuyo trabajo en esos cursos publicaron los periódicos digitales Eldiario.es y ElConfidencial junto a otros que imparte el Obispado de Alcalá (Madrid).

Sánchez Monge ha dicho que los homosexuales «son personas, son hijos de dios y por lo tanto necesitan y merecen todo el respeto y tienen toda la dignidad que no se la puede quitar nadie». El obispo ha añadido que, por ese motivo, hay que «ayudarles a que dentro de su orientación sexual respondan a lo que tienen que responder como personas y para nosotros como cristianos y católicos».