El Supremo asume la causa contra el Govern y los líderes de ANC y Òmnium

Política y conflictos

El Supremo asume la causa contra el Govern y los líderes de ANC y Òmnium
Foto: Gonzalo Fuentes| Reuters

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha decidido este viernes asumir la investigación abierta en la Audiencia Nacional contra el expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, los exconsellers del Govern y los líderes de ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, por presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación en el proceso independentista, ha informado el tribunal. Esta causa queda incorporada, por tanto, a la que ya tiene abierta el Tribunal Supremo contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los miembros de la Mesa del Parlament.

La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela seguirá investigando a partir de ahora a los Mossos d’Esquadra, incluido Josep Lluís Trapero, así como a otros miembros del Govern de una categoría inferior a los consellers que pueden ser investigados en un futuro.

Llarena considera que el Tribunal Supremo debe extender su competencia en estos hechos cometidos por personas no aforadas  «cuando se aprecie una conexión material inescindible con los hechos investigados a las personas aforadas» y recuerda que el objetivo de unificar este proceso «es funcional».

Respecto a las investigaciones sobre Trapero, Teresa Laplana u otras semejantes, Llarena considera que las que surjan a lo largo de la investigación se pueden examinar se manera autónoma pues son «participaciones añadidas, que con independencia de cuál sea su relevancia en el desarrollo natural de los hechos, no justifican modificar las normas de competencia ordinaria par los que resulten afectados».

A raíz de la presentación de este auto judicial del magistrado Pablo Llarena, quedan bajo investigación del Tribunal Supremo un total de 22 personas, incluidos los exconsellers que se encuentran en Bélgica, los que se encuentran en prisión preventiva en España, el exconseller Santi Vila, que quedó en libertad bajo fianza, y Jordi Sánchez  y Jordi Cuixart, además de la presidenta del Parlament y los miembros de la Mesa a los que ya investigaba.