The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

El 'Ucraniagate' se cobra su primera víctima política

Foto: SERGEI SUPINSK | AFP

El enviado de Estados Unidos para Ucrania  Kurt Volker ha dimitido tras ser citado por el Congreso para declarar en una investigación que puede conducir al juicio de destitución del presidente Donald Trump[contexto id=”381723″], ha informado una fuente a AFP.

Una persona familiarizada con el asunto y que pidió mantenerse en el anonimato ha confirmado a AFP la renuncia de Volker, que fue informada en primera instancia por el periódico estudiantil de la Universidad del Estado de Arizona, donde el diplomático dirige un instituto.

El documento en el que un denunciante acusa a Trump de haber “solicitado la injerencia” de Ucrania en su campaña de reelección, divulgado este jueves, sostiene que Volker se reunió con funcionarios ucranianos para indicarles cómo lidiar con los pedidos del presidente de Estados Unidos Donald Trump a su par Volodymyr Zelensky.

Trump habría pedido a Zelensky consiga informaciones que perjudicarían Joe Biden, quien se perfila como posible candidato demócrata en las elecciones presidenciales del año que viene.

Las comisiones de la cámara baja, que controlan los demócratas, y que llevan adelante un investigación que es parte del proceso de destitución, citaron a declarar a Volker el próximo jueves, con la advertencia de que la no comparecencia constituye prueba de obstrucción.

Volker es un veterano diplomático con experiencia en asuntos europeos, que fue designado como embajador ante la OTAN durante el gobierno de George W. Bush. Tras dejar el servicio diplomático se desempeñó como consultor y en 2012 fue nombrado director ejecutivo del Instituto McCain de la Universidad del Estado de Arizona, un centro dedicado a la seguridad nacional bautizado así en honor al senador y candidato presidencial republicano John McCain.

En 2017, la administración Trump lo nombró como encargado de las políticas de Estados Unidos respecto a Ucrania, en un acuerdo inusual por el que trabajaba prácticamente como voluntario para el Departamento de Estado y podía cumplir en simultáneo con sus tareas académicas.

El Departamento de Estado no respondió una solicitud de comentarios.

Como enviado para Ucrania, Volker fue encomendado con la supervisión del apoyo estadounidense a Ucrania, que enfrenta un alzamiento separatista apoyado por Rusia.

Más de 13.000 personas han muerto desde que estalló el conflicto en 2014, año en que Rusia anexó la península ucraniana de Crimea.