The Objective
Publicidad
España

El Departamento de Justicia de EEUU demanda a Walmart por contribuir a la crisis de los opiáceos

El Departamento de Justicia de EEUU demanda a Walmart por contribuir a la crisis de los opiáceos

Gene J. Puskar | AP

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha denunciado a la cadena minorista Walmart, a la que acusa de haber dispensado opiáceos aceptando miles de recetas consideradas «sospechosas» por las autoridades.

Por qué te lo contamos: de ser hallado culpable, Walmart podría afrontar multas de hasta 67.627 dólares por cada receta ilegal que haya despachado y 15.691 dólares por cada orden sospechosa de la que no haya informado a las autoridades. Impulsados por el marketing agresivo de los laboratorios farmacéuticos, sobre todo hacia los doctores, la prescripción de opiáceos contra el dolor, hasta ahora reservados a los enfermos graves, explotó al final de los años 90. Este consumo excesivo generó una dependencia a estas sustancias en el origen de más de 450.000 muertes por sobredosis desde hace 20 años, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

En un comunicado, el Gobierno estadounidense ha revelado que había presentado una demanda civil ante una corte de distrito del estado de Delaware, en la que sostiene que, como operador de farmacias, Walmart aceptó miles de recetas de opiáceos a sabiendas de «que no fueron emitidas para propósitos médicos legítimos o en el uso habitual de la práctica médica».

La Fiscalía General de EEUU agrega que, en su faceta como operador de centros de distribución, Walmart recibió cientos de miles de órdenes «sospechosas» de las que no informó a las autoridades antinarcóticos. Con todas estas acciones, el Gobierno opina que la empresa ayudó a aumentar la crisis de opiáceos en el país.

En un escrito público, Walmart ha respondido a estas acusaciones alegando que la demanda «se inventa una teoría legal en la que se ha forzado ilegalmente a los farmacéuticos a interponerse entre los pacientes y sus médicos, y que está plagada de inexactitudes fácticas y de documentos sacados de contexto».

«Culpar a los farmacéuticos por no adivinar qué médicos están autorizados (por la Administración de Control de Drogas, DEA) para recetar opiáceos es un intento transparente de trasladar la culpa de los fracasos bien documentados de la DEA, a la hora de evitar que los malos médicos prescriban opiáceos», ha lamentado Walmart.

Esta demanda se produce después de una denuncia civil hecha el verano pasado por varias ciudades, condados y tribus indígenas que acusaba a Walmart y otras cadenas minoristas que ofrecen servicios farmacéuticos como CVS, Rite Aid y Walgreens de haber jugado un papel en la crisis de opiáceos. La demanda llega también después de que Walmart denunciara en octubre ante un tribunal la tentativa del Gobierno de hacerle responsable por el consumo excesivo de estos medicamentos adictivos.

El mes pasado, Purdue Pharma, fabricante de OxyContin, reconoció su culpabilidad de tres delitos y acordó pagar 8.300 millones de dólares en el marco de un arreglo con el Departamento de Justicia por su rol en una crisis que ha matado a unos 450.000 estadounidenses en las últimas dos décadas.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D