The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
España

Preocupación en Vox porque no se entienda su veto a los presupuestos de Andalucía

El Gobierno tendrá que prorrogar las cuentas y señala a la formación que lidera Santiago Abascal, que presentó una enmienda a la totalidad

Preocupación en Vox porque no se entienda su veto a los presupuestos de Andalucía

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, con el portavoz de Vox, Manuel Gavira.|María José López (Europa Press)

La campaña electoral ha comenzado en Andalucía. No oficialmente, pero sí de facto. A partir de ahora, cada movimiento cuenta. En Vox están preocupados porque el electorado no entienda su decisión de no apoyar los Presupuestos para el próximo año, que comienzan a debatirse este miércoles en el Parlamento. El Gobierno de PP y Ciudadanos, sin apoyos suficientes, se verá obligado a prorrogarlos. Señalan directamente a la formación que lidera Santiago Abascal, que se desmarcó de las cuentas presentando una enmienda a la totalidad

La enmienda registrada por Vox se votará conjuntamente con las del PSOE y Unidas Podemos, un hecho que los populares aprovecharán para erigirse como voto útil con los futuros comicios en la mente y para acusar a la formación verde de alinearse con la izquierda. «No tenemos otra opción. Nos obligan a votar en el mismo lote», explica un dirigente de Vox a THE OBJECTIVE. Para contrarrestar ese discurso, los de Abascal han diseñado una campaña de comunicación que se centrará en la defensa de los intereses de los andaluces por encima de los partidistas. En el centro del debate, la polémica que suscitó hace unos días el líder andaluz de Ciudadanos y vicepresidente de la Junta, Juan Marín, al que en una filtración se le escucha decir que sería «estúpido» aprobar las cuentas con las elecciones a la vuelta de la esquina.

Tras conocer el audio, Vox pidió la cabeza de Marín y el adelanto electoral. Llevan meses solicitándolo, animados por los buenos resultados que les otorgan las encuestas. La ruptura definitiva se produjo horas más tarde, cuando la formación verde presentó una enmienda a la totalidad de los presupuestos. Puede que así diese la puntilla definitiva a la legislatura, aunque PP y Ciudadanos confían en agotarla. Pero los días de vino y rosas se acabaron. Los tiempos en que Vox apoyaba sin fisuras las políticas del Gobierno regional, al que dio su apoyo en la investidura, tocaron a su fin. Ante el inminente escenario electoral, es vital desmarcarse del adversario. El cruce de acusaciones entre las formaciones conservadoras va en aumento. Se miran con recelo. Tienen intereses contrapuestos y no lo esconden.

«Se busca la diferencia»

«El Gobierno andaluz ha presentado una propuesta integradora donde todo el mundo tuviese algo reflejado. Vox no entiende este tipo de gestos», ha lamentado José Antonio Nieto, portavoz del PP en el Parlamento. En su opinión, las diferencias entre ambos partidos es que «ellos quieren carga ideológica y nosotros hemos tratado de evitarlo. En la moderación se tiene en cuenta la opinión del otro, en la radicalidad se busca la diferencia». Fuentes del PP afirman que llevan meses recibiendo presiones de Vox para adelantar los comicios, pero que se niegan taxativamente. Nieto también ha lanzado reproches al PSOE, que ha actuado «con mucha contundencia y poca generosidad». Los socialistas vacilaron hace unas semanas con apoyar las cuentas, pero finalmente lo rechazaron y presentaron una enmienda a la totalidad.

Vox está inquieto por las consecuencias que puedan originarse con su decisión. En privado sus miembros reconocen que necesitarán hacer «mucha pedagogía» ante la opinión pública para explicar el motivo por el que han decidido no apoyar los presupuestos. Más si cala el discurso que ya ha comenzado a circular en el entorno de PP y Ciudadanos: Vox votará los presupuestos junto a la izquierda. Un extremo que rechazan en el partido verde, donde sostienen que esta foto solo es el resultado de los procedimientos por los que se rige la Cámara autonómica. Pero si hay algo que realmente les preocupa es que ese mensaje trascienda. «Quien gobierna la Junta tiene la posibilidad de comprar voluntades contratando publicidad en los medios», se sincera un dirigente de la formación de Abascal. 

Manuel Gavira, de Vox, durante su intervención en el debate de los presupuestos. | Foto: María José López (Europa Press)

«Nosotros no contratamos publicidad, salvo en campaña electoral, y no gozamos del beneplácito de los medios», insiste la misma fuente. En su opinión, las propias cuentas andaluzas son un arma para comprar voluntades. En 2021, estas incluían una partida de 180 millones de euros en concepto de Comunicación Social, un dinero que «se dispone para sufragar campañas mediáticas». Los presupuestos del próximo año, a los que Vox, PSOE y Unidas Podemos han presentado una enmienda, aumentaba un 5,9% la partida, hasta los 191 millones. La evolución ha sido progresiva, pues en los últimos presupuestos socialistas, los de 2018, que fueron prorrogados también para el año siguiente, ya con Juanma Moreno en el poder, fueron de 149 millones de euros.

Este escenario va a motivar que Vos se rearme para frenar la ofensiva mediática que espera del PP en Andalucía. Creen que harán «todo lo posible» para arañar votos a costa de su formación y recuerdan que, durante la pandemia, el Gobierno andaluz ya pagó importantes sumas económicas a una decena de medios nacionales y regionales para difundir publirreportajes que daban por sentados logros de la Junta sobre recursos sanitarios o inversiones que, en realidad, eran planes o simples proyectos aprobados por el Consejo de Gobierno.

Salvo giro inesperado, la de este miércoles será la sexta prorroga de unos presupuestos en Andalucía. La primera vez que sucedió fue en 1984, cuando José Rodríguez de la Borbolla tuvo que utilizar las mismas cuentas el año siguiente, ante la dificultad de aprobar unas nuevas. También tuvo que utilizar este procedimiento en 1989 y en 1990. Manuel Chaves también debió rubricar otras dos prórrogas. Las cuentas de 1994 sirvieron el año siguiente y en 1996. La última vez que ocurrió fue en 2018, con Susana Díaz, aunque afectó a Juanma Moreno, que fue investido presidente de la Junta en enero de 2019. Con el apoyo de Vox. 

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D