The Objective
Publicidad
España

La campaña de Montero desbarata la alerta de Garzón sobre el «problema» del sobrepeso

Los críticos alegan que la campaña no menciona los problemas de salud vinculados a la obesidad. Destaca también la ausencia de hombres en la imagen

La campaña de Montero desbarata la alerta de Garzón sobre el «problema» del sobrepeso

El ministerio de Igualdad, liderado por Irene Montero (Podemos), ha lanzado una campaña en las redes sociales con el lema «el verano es nuestro» para reivindicar, de la mano del Instituto de la Mujer, la diversidad de los cuerpos femeninos con una imagen de cinco mujeres en una playa, algunas de ellas con sobrepeso. La secretaria de Estado, Ángela Rodríguez (PAM), ha rechazado todo tipo de críticas, incluso las que provienen de sectores feministas y que alertan de la «normalización de un problema de salud». Esa campaña, además, choca con las del ministro de Consumo, Alberto Garzón, en las que se ha calificado la obesidad como «problema de primer orden». También destaca la ausencia de hombres, a pesar de que los varones tienen tasas de sobrepeso muy por encima del de las mujeres, según el INE.

«Señores diciendo que las gordas ya podíamos ir a la playa sin permiso de Igualdad. Claro que vamos pero asumiendo odio por enseñar un cuerpo que no es normativo. Lo que reivindicamos es que todos los cuerpos están bien, también el tuyo Manolo, que no es precisamente el más bello», escribió en las redes sociales Rodríguez para alejarse de todo tipo de críticas sobre la campaña lanzada por su ministerio. «Todos los cuerpos son válidos y tenemos derecho a disfrutar de la vida como somos, sin culpa ni vergüenza. ¡El verano es para todas!», añadió la ministra Montero.

El enfoque de Igualdad ha logrado destapar un debate en las redes sociales. Algo que, desde varios sectores feministas, califican de éxito para la imagen de Montero, pero que cuestionan desde el punto de vista sanitario. Incluso desde el frente socialista varias fuentes consultadas por THE OBJECTIVE critican la «normalización» de la obesidad, puesto que en ningún momento se alerta de los problemas de salud asociados. La sensación de cierta incongruencia es palpable.

Hace pocos meses, por ejemplo, el ministro Garzón destinó sus recursos para reflexionar sobre el asunto. Garzón publicó en noviembre de 2021 una campaña para impulsar recetas de «comida rápida, barata y saludable». El ministerio de Consumo difundió 40 recetas como ejemplo de «guía nutricional» para atajar el problema de la obesidad.

Alerta de la OMS

El documento del ministerio de Consumo recogía una reflexión sobre los datos de las organizaciones mundiales de la salud: «La OMS nos alerta de que desde 1975 la tasa de obesidad se ha triplicado en todo el mundo. ¿Cómo hemos llegado a esta situación? Principalmente porque se han sumado dos factores: un aumento del consumo de alimentos de alto contenido calórico -más ricos en grasas y azúcares- y un descenso en la actividad física», rezaba el documento.

El documento ministerial también expuso los graves problemas de salud relacionados con el sobrepeso. «Algunas de las consecuencias» del crecimiento de estos factores son «el aumento de enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor e incluso algunos tipos de cáncer», señaló Consumo.

Para Garzón, un «problema de primer orden»

Esa no fue la única campaña de Garzón contra el sobrepeso. En diciembre de 2021, Consumo explicó su intención de poner coto a los anuncios de productos poco saludables para evitar la obesidad precoz en niños y adolescentes. En un programa de Televisión Canaria, el ministro fue tajante en vincular el problema del sobrepeso a cuestiones sociales como las bajas rentas y las situaciones de precariedad económica. El sobrepeso, en definitiva, también como problema socio-económico.

«Estamos ante un problema de primer orden», afirmó Garzón. El ministro señaló que los datos en España revelan que tenemos «unas tasas equivalentes a las que tienen países como Estados Unidos o México, y que no se corresponde con la tradicional dieta mediterránea». Según el responsable de Consumo, la dieta tradicional española «se ha desplazado progresivamente en la edad infantil por productos ultraprocesados, con gran cantidad de azúcar, grasas y sal que se mantienen en el tiempo provocando este tipo de problemas en la salud».

Poco después, Garzón emprendió una denuncia del exceso del consumo de carne en la dieta de los españoles, que generó un duro choque con la oposición durante la campaña electoral de Castilla y León. En dichos comicios, Unidas Podemos obtuvo su peor resultado desde su entrada en la política, con tan solo un representante.

Sin hombres en la playa

Los defensores de la campaña de Irene Montero apuntan a que no se debe relacionar su mensaje para evitar estereotipos en la playa con mantener una dieta sana. Pero lo cierto es que dentro del propio Gobierno socialista algunos fruncen el ceño. E incluso entre los colectivos feministas varias fuentes hablan de «irresponsabilidad». «La obesidad no es reivindicable, es un problema de salud», argumenta una destacada dirigente socialista.

Además, el problema de la relación entre obesidad y sexo puede estar mal enfocado en la campaña de Irene Montero. Según los últimos datos oficiales disponibles del Instituto Nacional de Estadística, en España padecen de obesidad más hombres que mujeres: un 16,5% de hombres de 18 y más años y un 15,5% de mujeres, según el INE. Este diferencial, además, crece en los grupos de edad de 35 a 74 años. Y en la imagen que difunde el ministerio no aparece ningún varón. Aun así, desde el frente feminista alegan que el problema del «sexismo» afecta más a las mujeres que a los hombres.

«Respecto al sobrepeso, un 44,9% de hombres y un 30,6% de mujeres padecen sobrepeso según la Encuesta Europea de Salud en España 2020. Las diferencias entre hombres y mujeres son mayores que en el caso de la obesidad, y es superior el porcentaje de hombres que padecen sobrepeso en todos los grupos de edad», señala el Instituto Nacional de Estadística. Se calcula que el 53% de la población española adulta está por encima de su peso. Uno de cada tres españoles sufre de sobrepeso, mientras que el 17% lo hace de obesidad. Para los endocrinos, el sobrepeso y la obesidad representan la «gran epidemia del siglo XXI».

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D