The Objective
Publicidad
España

Cisma en Unidas Podemos: IU y los 'morados' irán por separado en los comicios de 2023 

La ruptura entre los morados y el partido de Alberto Garzón devuelve a Unidas Podemos al escenario de choque en la izquierda de 2014

Cisma en Unidas Podemos: IU y los 'morados'  irán por separado en los comicios de 2023 

Podemos vuelve a 2014. El espacio de Unidas Podemos sufre algo parecido a una catarsis. Queda lejos el pacto de los botellines entre Pablo Iglesias y Alberto Garzón. Y vuelven los choques que, según varias fuentes del partido morado, pueden conducir a una ruptura en las próximas elecciones autonómicas y municipales de 2023. Varias fuentes sostienen que los movimientos de las últimas semanas, así como el fracaso de Andalucía, conducirán a candidaturas diferentes entre los dos socios en muchas ciudades y regiones.

La salida de Enrique Santiago del ministerio de Ione Belarra traerá cola, asumen en Podemos. El partido que ahora lidera Belarra con Irene Montero ha aumentado la presión sobre sus socios de IU. Y esta vez incluyen también a la corriente del PCE, históricamente muy cercana a Iglesias tras el choque con Íñigo Errejón. Santiago, el PCE y también IU, sin embargo, ahora se decantan por respaldar a Yolanda Díaz. Y el hecho de que ella no asegure a Podemos puestos en las próximas listas electorales acerca el cisma definitivo.

Tan solo en Madrid, Podemos prepara candidatura tanto en la Comunidad como en el Ayuntamiento. Los de Rita Maestre no quieren alianzas con los morados, que se presentarán con una lista en solitario. La relación con Mónica García es mejor. Pero las fuentes consultadas de ambos sectores revelan que será difícil llegar a un acuerdo.

Elecciones autonómicas

La situación de separación entre Podemos e IU se expandirá a otros territorios. De ello no tienen dudas varias fuentes de Podemos que achacan esa ruptura a la estrategia de Iglesias para «reventar» a Díaz y al excesivo acercamiento de la gallega a los errejonistas. El resultado de todo eso será una probable ruptura a escala nacional. Este diario ya adelantó que Podemos estudia un escenario electoral ya sin la alianza con Díaz.

A nivel histórico, ese choque significa volver al escenario político de entre 2014 y 2016. En aquel entonces, la izquierda se presentaba dividida en tres bloques: el PSOE, Podemos e Izquierda Unida. Podemos e Izquierda Unida acabaron confluyendo en Unidas Podemos, y ese movimiento permitió a Pedro Sánchez frenar la sangría socialista y alcanzar la Moncloa.

Ahora, los socialistas también analizan la fragmentación en la izquierda. Sánchez empujó a Díaz para que heredara el liderazgo de Iglesias y lo convirtiera en un proyecto político más amable con el PSOE. Sumar nació con los mejores auspicios, pero ahora son muchos los que dudan de la verdadera fuerza de la política gallega. Incluso los hay que especulan sobre pactos preelectorales con los socialistas, mientras que Podemos afila las espadas.

El problema para Podemos es que no puede quedarse sin poder territorial. Tener representatividad en los ayuntamientos y Comunidades Autónomas garantiza fondos para la supervivencia del proyecto. Mientras que los experimentos de unidad, como el de Andalucía, están fracasando.

El batacazo andaluz y la ruptura ya personal entre los dos sectores de la izquierda alternativa al PSOE amenaza con una escisión en el corto o medio plazo en Unidas Podemos. Cada vez son más los dirigentes que especulan sobre esa posibilidad. Y que consideran que es mejor decantarse cuanto antes en qué lado batallar.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D