El Cuerno de África frente al coronavirus, un reto ante una población nómada y débil ante el hambre
Foto: ABDIRAZAK HUSSEIN FARAH

Mundo ethos

El Cuerno de África frente al coronavirus, un reto ante una población nómada y débil ante el hambre

Con más de 25 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria y sistemas sanitarios deficientes, si hay un lugar para el coronavirus es el Cuerno de África

por Lidia Ramírez

Desde Argentina hasta Rusia, pasando por EEUU, España o Italia, los ciudadanos se blindan para reducir el número de contagios y poner freno a la pandemia del coronavirus que sigue avanzando y ya ha dejado más de 14.000 muertos en el mundo y más de 200.000 contagiados en 166 países o regiones.

Sólo una cuarentena de estas muertes, a fecha de 23 de marzo, han tenido lugar en África, el último continente donde ha llegado el virus, según la Universidad Johns Hopkins. Sin embargo, dada la alarmante velocidad a la que se está extendiendo, era solo cuestión de tiempo que llegase al continente más empobrecido del mundo. 28 de los países más pobres del mundo se encuentran en África, según Children International.

cuerno de africa corona 4

Imagen: Siegfried Modola | Reuters

A nivel continental, a día de hoy, 33 países africanos han reportado más de 600 casos. Así que ahora que el coronavirus ha cruzado la frontera del territorio que acapara casi la mitad del crecimiento de la población mundial –se espera que el censo demográfico se duplique aproximadamente para el año 2050–, cabe preguntarse: ¿qué tan preparados están los gobiernos africanos para contenerlo? 

En el Cuerno de África, una de las regiones más pobres del mundo, ubicado en donde desagua el mar Rojo con el océano Índico en la parte meridional del golfo de Adén, el hambre y la miseria, sumados a las sequías, las inundaciones y las plagas, ponen en una situación de extrema vulnerabilidad a una población de más de 25 millones de personas.

Las cifras 

cuerno de africa corona

***Estas cifras corresponden a datos publicados el 23 de marzo de 2020 por la Universidad Johns Hopkins. Es muy posible que existan casos no diagnosticados y que a fecha de hoy hayan aumentado.

Si bien estos datos no son muy significativos con respecto a las globales, sí que cobran una importancia clave si tenemos en cuenta que en estos países los sistemas de salud son muy débiles, por lo que es probable que no tengan capacidad para responder a este brote si aumentan los contagios y si se expande con tal virulencia como ha ocurrido en Asia y Europa.

Además, la situación de salud de la población es delicada, por lo que las capacidades de los niños y niñas y de sus familias para recuperarse de la enfermedad son mucho menores. «Se trata de una región del mundo que ha estado los últimos años luchando contra las crisis nutricionales, con tasas alarmantes en todos los países. Aunque no se conoce el impacto que puede tener el virus en los niños con desnutrición, a priori se sabe que sus sistemas inmunes se ven afectados por la desnutrición, por lo que podría suponer complicaciones adicionales para su salud, y para su supervivencia», nos cuenta Lorena Cobas, responsable de emergencias de UNICEF España.

El Cuerno de África frente al coronavirus, un reto ante una población nómada

Imagen: Baz Ratner | Reuters

¿Están los hospitales y sistemas sanitarios preparados?

Esta situación está llevando al límite y poniendo a prueba incluso sistemas sanitarios robustos como el de España, por lo que, en países con mucha menor cobertura, falta de equipamiento, materiales y personal cualificado, como ocurre en el Cuerno de Africa, el coronavirus puede ser devastador.

En este sentido hay que destacar que un falso negativo de un individuo infectado con coronavirus podría volverse incontrolable. Cada individuo infectado tiene la capacidad de infectar entre 1,5 y 3,5 personas.

Así nos lo confirma Paula San Pedro, responsable de Incidencia y Contenidos en Cambio Climático de Oxfam Intermón, que nos señala que el sistema de atención de la salud es muy diferente según el país.

El Cuerno de África frente al coronavirus, un reto ante una población nómada 1

Imagen: Feisal Omar | Reuters

El caso más preocupante es el de Somalia, considerado un estado fallido, y donde los servicios (agua, salud, educación) son casi inexistentes en la mayor parte del territorio. En este sentido, San Pedro nos explica que existe una «crítica» escasez de trabajadores de la salud y, como resultado, «alrededor de 3.2 millones de mujeres y hombres en Somalia necesitan servicios de salud de emergencia, lo que representa el 23% de la población», detalla la experta.

En el caso de Sudán del Sur, hay un médico por 65.574 personas. En cambio, la situación en Kenia es mejor con un médico por cada 5.000 habitantes y donde el gasto público en salud supera el 5% del PIB.

Y llegados a este punto, hay que parar y reflexionar: ¿con unas instalaciones sanitarias deficientes, una economía informal extensa y el hacinamiento urbano, cómo podrán afrontar y atender además otras enfermedades que pueden ser mortales para los niños como la malaria, la diarrea, la neumonía o, simplemente, las complicaciones en partos?

Aquí, Paula San Pedro nos recuerda que esto fue lo que ocurrió en 2014 con la epidemia del ébola en África Occidental cuando la mortalidad infantil aumentó de forma exponencial por causas que no eran el ébola. UNICEF estima que más de dos millones de niños sufren desnutrición y necesitan con urgencia acciones vitales.

Comercio local y población nómada ¿cómo afrontar una cuarentena?

El COVID 19 está siendo un verdadero desafío económico y social global independientemente de cuál sea el país, pero, sin duda, las más duras consecuencias recaerán sobre las poblaciones más vulnerables.

  • Pobreza

En el Cuerno de África ya hay más de 25 millones de personas que están en una situación de inseguridad alimentaria debido a la concatenación de inundaciones y sequías. «A ello se ha sumado la plaga de langostas que está arrasando los cultivos y con ello los medios de vida, la ganadería y su fuente de alimento», nos apunta la experta de Oxfam Intermón, que agrega: «En esta región se encuentra el mayor estado frágil del mundo, Sudán del Sur, o el estado más fallido en África, Somalia. Además, en Etiopía se encuentra uno de los mayores campos de desplazados, Dadaab, donde viven más de 200.000 personas».

cuerno de africa corona 2

Imagen: Giulia Paravicini | Reuters

Por lo que, en este sentido, la pobreza puede ser una de las razones por las que las familias no puedan abandonar sus trabajos para tomar las medidas de aislamiento requeridas. «Su negocio puede ser el único medio de subsistencia y no existe un sistema de protección social que pueda cubrir esa carencia si tienen que cerrarlos», agrega Lorena Cobas, responsable de emergencias de UNICEF España.

  • Comercio local

En el ámbito económico destacamos que se trata de zonas en las que muchas personas se dedican al comercio a nivel local, que les aporta recursos para sobrevivir día a día, pero en ningún caso para poder mantenerse durante un periodo prolongado sin trabajar.

cuerno de africa corona 3

Imagen: Luc Gnago | Reuters

  • Población nómada

Además, hay una gran parte de la población que es nómada, se desplaza en función de las necesidades del ganado. Estas poblaciones tienen refugios que no siempre cumplen las condiciones para un aislamiento adecuado, además de que en estos casos la convivencia con el resto de los miembros de la comunidad es mucho más continuada.

«El contacto humano está muy impregnado en la cultura local. Incluso cuando se limita al ámbito familiar puesto que el núcleo allí es la familia extendida, con muchos miembros», nos detalla Lorena Cobas. Y es que en este sentido, además, hay que destacar que muchas familias no se puedan permitir un aislamiento adecuado. En las viviendas conviven muchas personas, a menudo, sin disponer de agua y jabón para el lavado de manos, una medida clave para contener la transmisión.

cuerno de africa corona 1

Imagen: Munyaradzi Makoni | AP

Además, hace hincapié la experta, «a nivel social, y en base a crisis sanitarias anteriores como los brotes de ébola, un contagio masivo podría suponer que se estigmatice a los afectados y a sus familias, llevándoles a la exclusión social dentro de sus comunidades», lo que supondría, según la responsable de emergencias de UNICEF España, un «revulsivo» para acudir a hacerse la prueba o recibir tratamiento, «por el miedo que este estigma les puede provocar».

  • Desinformación

Aunque el virus está en boca de casi todos, hay mucha desinformación y bulos que se están propagando a gran velocidad; por ello son fundamentales las campaña de sensibilización, al fin y al cabo el combate contra esta crisis recae sobre las personas y estas solo podrán actuar de manera responsable si tienen una información fidedigna.

En este sentido, Paula San Pedro nos matiza que la desinformación, sobre todo, la que llega a zonas rurales, es «inadecuada» y llega solo por «canales informales», lo que aumenta la probabilidad de que se generen bulos y la desinformación se propague.

En ello también hace hincapié Lorena Cobas, que asegura que desde Oxfam Intermón siguen promocionando el lavado de manos y difundiendo mensajes fundamentales para que las familias conozcan la enfermedad. «Entendemos que, al ser una enfermedad desconocida, aún hay que hacer un trabajo profundo de información y sensibilización para que las familias se conciencien y empiecen a tomar medidas», asegura.

De esta forma, todos estos factores ponen en una situación de extrema vulnerabilidad a esta población. En caso de una nueva oleada de crisis, como podría ser si el coronavirus se expande como lo ha hecho ya en Europa o Asia, las consecuencias pueden ser absolutamente devastadoras. Porque si hay un lugar para que el COVID 19 campe a sus anchas ese es el Cuerno de África. 

El Cuerno de África frente al coronavirus, un reto ante una población nómada 2

Imagen: Maggie Andresen | Reuters