Indignación con Uber: sube sus tarifas tras el atentado de Londres y las redes sociales estallan
Foto: Seth Wenig

Política y conflictos

Indignación con Uber: sube sus tarifas tras el atentado de Londres y las redes sociales estallan

Uber ha regresado al centro de la diana de las redes sociales. La compañía, acostumbrada a protagonizar polémicas por sus terremotos internos, sus escándalos laborales y la lucha contra el sector tradicional del taxi, fue acusada por decenas de personas de aprovecharse económicamente del doble atentado terrorista en Londres.

por The Objective

Uber vuelve al centro del huracán de las redes sociales. La compañía, acostumbrada a protagonizar polémicas por sus terremotos internos, sus escándalos laborales y la disputa con el sector tradicional del taxi, ha sido acusada por decenas de personas de aprovecharse económicamente del doble atentado terrorista en Londres.

Muchos usuarios han utilizado Twitter como altavoz de sus protestas. Según cuentan varios de clientes, Uber se benefició de su ‘tarifa dinámica’ para cobrar unos precios altísimos a quienes querían moverse por Londres durante y después de los ataques del puente de Londres y el mercado de Borough, epicentros de un doble atentado que se ha saldado con al menos siete muertos y 48 heridos.

Una de las afectadas demuestra que le doblaron el precio habitual por el trayecto «durante el ataque terrorista» en un momento en que incluso muchas estaciones de metro estaban cerradas por seguridad.

 

 

Otro usuario denuncia que el cargo fue de 40 libras en un trayecto que suele realizar por siete.

 

 

Lo que es seguro es que no fueron los únicos en sufrirlo y contarlo en sus cuentas de Twitter. Porque, en algunos casos, los cargos estuvieron cerca de triplicarse.

 

Uber asegura que los tarifazos se detuvieron una vez tuvieron constancia de las circunstancias, insistiendo, además, en que ya lo hicieron tras los atentados de Westminster y Mánchester.

Con todo, las explicaciones no rebajaron los ánimos de los usuarios y algunos señalaron que pasaron dos horas hasta que lo desactivaron. La empresa lo niega y estipula que lo hicieron a las 22.50 horas. Esto es, 40 minutos después de los ataques.

En cualquier caso, la ‘tarifa dinámica’ entra en funcionamiento siguiendo unos parámetros de oferta y demanda por los cuales cuantas más personas hayan solicitando un viaje en una zona concreta y menos conductores haya en ella, más caro será el trayecto, motivando a los socios a recoger a nuevos clientes en esas partes de la ciudad.

Esta opción, sin embargo, puede anularse por parte de la compañía en el momento en que deseen hacerlo. Aquí residen las críticas.

El director general de Uber en Londres, Tom Elvidge, ha emitido un comunicado agradeciendo «a todos los conductores que ayudaron a decenas de miles de londinenses a llegar a casa a salvo» y defendiendo que «todos los viajes desde el área afectada estuvieran libres de cargos».

Ante la marea de críticas recibida desde las redes sociales, Uber ha terminado cediendo y ha asegurado este lunes que reembolsará el importe total de los viajes a quienes partieran desde los alrededores del puente de Londres y el mercado de Borough durante los minutos posteriores al atentado.