Histórica marcha en Chile: más de un millón de personas protestan contra Piñera y la desigualdad social

Política y conflictos

Histórica marcha en Chile: más de un millón de personas protestan contra Piñera y la desigualdad social
Foto: JOSE LUIS SAAVEDRA| Reuters

Chile ha hecho historia este viernes. Alrededor de 1,2 millones de personas salieron a la calle en Santiago para reclamar la salida del presidente Sebastián Piñera y reivindicar hondas reformas sociales. La masiva concentración en la Plaza Italia, punto neurálgico de esta ola de protestas que abarca a todo el país y que ya ha dejado al menos 19 muertos, fue inédita en la historia democrática de Chile y solo es comparable a las movilizaciones de 1988 contra la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Las protestas en Chile contra la desigualdad social alcanzaron este viernes un nivel sin precedentes y eclipsaron los festejos del día en que el pueblo dijo «no» a la dictadura hace tres décadas, en una demostración de fuerza y convicción para exigir al gobierno una sociedad más justa.

El momento más emotivo la movilización llegó cuando en la Plaza Italia se desplegó una bandera nacional gigante con el ya extendido lema «Chile despertó», mientras desde uno de los edificios de la plaza se leía otro enorme cartel que decía «Por la dignidad de nuestro pueblo, a la calle sin miedo», informa Efe.

La gente se reúne para una protesta antigubernamental en la Plaza Italia en Santiago, Chile, el viernes 25 de octubre de 2019. | Foto: Rodrigo Abd / AP

Desde el Palacio de La Moneda, sede del Gobierno chileno, Piñera realizó un seguimiento de los acontecimientos y en Twitter hizo caso omiso a quienes le piden su dimisión.

«Los chilenos piden un Chile más justo y solidario y la marcha abre grandes caminos de futuro y esperanza. Todos hemos escuchado el mensaje. Todos hemos cambiado. Con unidad y ayuda de Dios, recorreremos el camino a ese Chile mejor para todos», escribió.

El magnate, que gobierna a Chile por segunda vez desde marzo de 2018, reaccionó a las protestas, que se iniciaron hace nueve días en rechazo al aumento de las tarifas del ferrocarril metropolitano, decretando el «estado de emergencia», lo que permitió sacar a patrullar a militares y decretar siete toques de queda consecutivos en la capital.

No obstante, ni los militares, ni el discurso frontal del presidente derechista han frenado la ebullición de los ciudadanos, cansados de vivir en el país más estable de la región, pero también uno de los más desiguales, informa AFP.

Sin un líder, ni guías políticos, los chilenos, organizados en las redes sociales, piden un cambio para combatir las iniquidades de un país que destaca por su estabilidad y un ingreso per cápita superior a los 20.000 dólares, el mayor de la región.

Por su parte, desde Ginebra, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, ha anunciado el envío de «una misión de verificación para examinar» la situación, luego de denuncias que recaen sobre la acción de militares y policías.

En la misma línea, Amnistia Amnistía Internacional ha asegurado que «el mundo tiene los ojos en Chile» y ha anunciado el envío de una misión al país.

Piñera levantará el domingo el estado de emergencia 

Pocas horas después e la gran marcha, el presidente Sebastián Piñera ha asegurado que levantará el domingo el estado de emergencia si «las circunstancias lo permiten», y ha pedido a todos sus ministros poner sus cargos a disposición.

Por su parte, las Fuerzas Armadas de Chile han decidido levantar el toque de queda que regía desde el sábado pasado en Santiago, una ciudad que empieza a volver a la normalidad tras un estallido social sin precedentes.

«Se ha evaluado que las actuales condiciones permiten resolver que NO habrá Toque de Queda en la RM (región metropolitana) a partir de este momento», ha informado el ejército en un comunicado.