Indignación por el juguete para perros que Maduro entregó a los niños

Política y conflictos

Indignación por el juguete para perros que Maduro entregó a los niños
Foto: YouTube

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no se ha comportado precisamente como un Papá Noel o San Nicolás esta Navidad. Esta semana residentes del 23 de enero, una popular parroquia de Caracas, rechazaron los juguetes que el Estado le obsequió a los pequeños.

El Gobierno envió a través de las “cajas solidarias” mejor conocidas como CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) unos artículos como regalos navideños que fueron calificados por los ciudadanos como “plásticos de piñata”.

La indignación fue expresada por los medios locales y las redes sociales. El juguete que más disgusto provocó fue el “pollo chillón”, un muñeco hecho de goma y color amarillo que al ser aplastado emite sonidos que emulan el graznido de una gallina. Ese accesorio suele ser destinado a los perros para que se diviertan al morderlo.

Según El Estímulo, el pollo, primo hermano del pato de hule nació durante la Edad Media cuando los bufones hacían su espectáculo para los reyes. También ha sido usado en campañas electorales, como en la de David Atkins, aspirante a la alcaldía de Nueva York en 1993 quien para burlarse del entonces candidato Rudolp Giuliani por no presentarse a un debate, puso a un pollo de goma en su lugar durante el programa.

Los niños de Caracas no han sonreído con los regalos enviados por el primer mandatario quien además hace un año expropió Kreisler -la mayor distribuidora de juguetes del país- por supuestamente “acaparar” más de 3 millones de juguetes que no fueron distribuidos en su totalidad por el Gobierno en ese momento.

Los CLAP en Venezuela constituyen la una forma de organización popular encargada, junto al Ministerio de Alimentación, de la distribución casa por casa de los productos regulados de primera necesidad. Muchas poblaciones denuncian que los productos no llegan o si llegan son indignantes, como el pollo de goma.