The Objective
Publicidad
Internacional

Tratado de Amistad entre España y Argelia: ¿qué es y qué implica su suspensión?

Argelia ha suspendido el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación, que hasta ahora regía las relaciones de desarrollo con España, por el cambio de postura de esta sobre el Sáhara Occidental

Tratado de Amistad entre España y Argelia: ¿qué es y qué implica su suspensión?

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), durante una reunión con el primer ministro de la República Argelina Democrática y Popular, Abdelaziz Djerad. |Europa Press

La Presidencia de la República de Argelia anunciaba este miércoles la ruptura de su acuerdo con España: «Argelia ha decidido proceder a la suspensión inmediata del Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación que hasta ahora regía las relaciones de desarrollo entre ambos países». La decisión se ha comunicado horas después de que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, defendiera en su comparecencia ante el Congreso el cambio de posición con respecto al Sáhara Occidental.

Este pacto rige las buenas relaciones entre ambos estados, en especial en materia de desarrollo, y las regulaciones en los aspectos económicos y financieros, hasta el de Defensa y seguridad, y que se había mantenido vigente a pesar del color de los gobiernos que se han sucedido en ambos estados.

En qué consiste el Tratado de Amistad entre España y Argelia

Visita del presidente Buteflika a Zapatero España en los años de una buena relación.
Visita del presidente Buteflika a Zapatero España en los años de una buena relación. Foto: Eduardo Parra.

España y Argelia habían mantenido relaciones diplomáticas desde la independencia de esta, el 3 de julio de 1962. En 2002 esta relación se formalizó con la creación de un tratado entre ambos Estados, en el cual se regulaban ámbitos desde el económico y financiero hasta el de Defensa y seguridad.

Según el ya fallecido presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, y el entonces jefe del Gobierno español, José María Aznar, quienes firmaron el acuerdo, esto convertía la relación entre ambos en «estratégica». Además, en el tratado se acordó realizar dos reuniones al año: una entre los jefes de Gobierno y otra entre ministros de Asuntos Exteriores, alternando la sede entre España y Argelia. Sin embargo, esto no se ha cumplido.

Otro punto importante dentro del tratado estaba relacionado con la cooperación en materia de seguridad. Ambos Estados «reafirman su voluntad común de luchar contra el terrorismo transnacional» y «acuerdan reforzar su cooperación bilateral entre las instituciones competentes, en particular en los ámbitos de la coordinación en el intercambio de información, de la prevención y de la lucha operacional contra el terrorismo».

Aznar anunció la primera reunión de Alto Nivel entre ambos países el mismo año de la firma del tratado, y tuvo lugar el 26 y 27 de noviembre de 2003 en Argel. Al final del encuentro, ambos mandatarios expresaron su voluntad de seguir cooperando para mantener la paz en el Mediterráneo.

La IV Reunión, celebrada el 7 de enero de 2010 en Madrid, fue también de especial importancia. En ella se decidió crear un grupo de trabajo para potenciar la relación energética entre ambos países en cuanto al suministro de gas y petróleo. También, en el ámbito económico, ambos países se comprometieron a «prestar especial atención a los proyectos de infraestructura, particularmente en los campos de la energía, obras públicas y viviendas, transportes y comunicaciones, pesca marítima, protección del medio ambiente y gestión de recursos naturales».

La V Reunión, celebrada en enero de 2013 en Argel, fue la primera que presidió Mariano Rajoy como presidente del Gobierno y también fue importante por las resoluciones que se alcanzaron. Los mandatarios acordaron aumentar la presencia de empresas españolas en Argelia y avanzar en la posibilidad de prolongar el gasoducto de Medgaz, que unía la costa Argelina con la provincia de Almería.

Además, el Gobierno español respaldó a Argelia para frenar la amenaza de Al Qaeda en el norte de África y ha entregado a Mohamed Benhalima, un disidente que denunció la corrupción del régimen argelino y al que Argel acusa de terrorista.

El distanciamiento de Argelia desde marzo

bandera sahara
Bandera del Sáhara Occidental, principal escollo en las relaciones entre España y Argelia. Foto: Europa Press.

Argel lleva optando medidas de presión contra España desde que esta anunció su cambio de postura con respecto al Sáhara Occidental el 19 de marzo. Argelia, que es de los máximos defensores de la causa saharaui, llamó a consultas al embajador argelino en Madrid y no ha vuelto desde entonces.

Aunque el Gobierno de España ha mantenido que Argelia es un «socio energético confiable», el pasado mes de abril el Gobierno argelino amenazó con dejar de vender gas a España si esta se lo vendía a Marruecos. Además, en ese mismo mes Argelia pactó que aumentaría la cantidad de gas que vendía a Italia a partir de 2023, triplicando la de España.

La decisión de suspender el tratado entre España y Argelia no tendrá repercusión directa en el suministro de gas o los acuerdos energéticos. Sin embargo, el Gobierno español ha lamentado la decisión de Argelia, aunque ha remarcado su compromiso con el «contenido» y los «principios» del tratado, así como su deseo de mantener una relación de cooperación con el país.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D