Irán supera el límite autorizado de reservas de uranio enriquecido

Energía y medioambiente

Irán supera el límite autorizado de reservas de uranio enriquecido
Foto: Vladimir Voroni

Irán ha superado el límite autorizado de sus reservas de uranio poco enriquecido (UF6) que había sido impuesto por el acuerdo nuclear de 2015, según ha declarado este lunes el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif. Este límite estaba establecido en 300 kilogramos de uranio.

Una fuente diplomática en Viena, donde tiene sede el Organismo Internacional de Energía Atómica, dependiente de la ONU, ha confirmado esta información bajo cubierta del anonimato, sin precisar en qué volumen ha sido superado, según informa Efe. Superar este nivel de reservas posibilita a Irán a avanzar hacia la fabricación de una bomba autonómica.

Irán había anunciado a mediados de junio que superaría este límite (de uranio enriquecido en el 3,67%), tras considerar que no había motivo para respetarlo tras la retirada unilateral de Estados Unidos del acuerdo, en mayo de 2018.

En efecto, Zarif ha dicho a la agencia de noticias Isna: «Lo habíamos anunciado con antelación y estos avisos precedentes de Irán dicen muy claramente lo que haremos» en lo sucesivo.

«Consideramos que es nuestro derecho en el marco del JCPOA» (acrónimo de Common Global Action Plan, denominación oficial del acuerdo nuclear internacional alcanzado en Viena en 2015), ha destacado el ministro.

En respuesta a la decisión unilateral del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de mayo de 2018 de abandonar el tratado y volver a imponer sanciones a Irán, Teherán anunció que ya no se sentía obligado a respetar dos umbrales establecidos por el acuerdo: el relativo a sus reservas de agua pesada (130 toneladas) y el otro que limita sus reservas de uranio poco enriquecido (300 kilogramos).

Teherán además amenaza con reanudar, a partir del 7 de julio, las actividades de enriquecimiento de uranio a un porcentaje mayor que el máximo establecido en el acuerdo (3,67%). También ha advertido de que va a reiniciar su proyecto de construir un reactor de agua pesada en Arak (centro del país) si los otros Estados que aún integran el acuerdo (Alemania, China, Francia, Gran Bretaña y Rusia) no le ayudan a sortear las sanciones estadounidenses.