Las marchas por unas pensiones dignas llegan a Madrid

Economía y capital

Las marchas por unas pensiones dignas llegan a Madrid

En torno al mediodía han llegado a Madrid las marchas por unas pensiones dignas convocadas por CCOO y UGT, que partieron el pasado 30 de septiembre desde distintos puntos de España, culminando en un acto sindical reivindicativo para pedir la revalorización de las pensiones más bajas. «Si el Gobierno no se sienta a negociar unas pensiones dignas, la lucha va a continuar hasta que consigamos que nos retornen todo aquello que nos han robado como consecuencia de la crisis», ha advertido el secretario general de UGT, Pepe Álvarez. El secretario general de Comisiones, Unai Sordo, ha defendido el sistema público de pensiones y una subida de éstas porque “es indigno que un país que crece al 3%, solo suba las pensiones un 0,25%”.

«Han sido nueve días muy duros, con un esfuerzo muy intento de nuestros jubilados y pensionistas por todo el país, pero ha merecido la pena», ha subrayado Álvarez en el final de la multitudinaria manifestación que ha recorrido las calles del centro de Madrid con los pensionistas que el 30 de septiembre iniciaron una marcha por todo el país exigiendo la revalorización de las pensiones a partir de la evolución de los precios y la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

En torno a 50.000 pensionistas han coreado consignas como «Recortes no, derechos sí», «Aquí estamos los que hemos caminado» o «Menos corrupción y más pensión«, mientras se dirigían desde la Plaza de Atocha hasta la Puerta del Sol.

Álvarez ha agradecido el esfuerzo realizado a los asistentes y participantes de las marchas de la dignidad como a las distintas asociaciones que les han apoyado. «Un país que no cuida de sus mayores no es un país digno«, ha señalado. «Todos tienen que tener derecho a una pensión digna».

El secretario general de UGT ha negado que el sistema de pensiones tenga un problema de gasto, como mantiene el Gobierno, «tiene un problema de ingresos». «Hay que aumentar los ingresos. Y eso quiere decir, en primer lugar, subir los salarios. No puede haber trabajadores que a estas alturas tenga un salario de menos de mil euros».

UGT y CCOO piden que se derogue la reforma del 2013 del Gobierno del PP, y que las pensiones que durante la crisis se han quedado más atrás recuperen el poder adquisitivo. Álvarez ha destacado por último que «esta lucha» no sólo de los nueve millones de pensionistas, es «también de los 31 millones de personas en edad de trabajar. Todos en algún momento de nuestra vida, hemos pensado que no llegaríamos a cobrar la pensión, pero esto es un error. Los jóvenes se tienen que incorporar a esta lucha porque el sistema de pensiones tiene que prevalecer en el tiempo y tiene que ser también garantía para los jóvenes de nuestro país».

El líder de Comisiones, Unai Sordo, por su parte, ha dicho ante los pensionistas y jubilados que iniciaron las marchas el 30 de septiembre desde Málaga, Santiago de Compostela, Gijón, Santander y Castellón, que fueron incorporando más personas a su paso por otras localidades y provincias, y a los que a su vez se han unido la mañana de este lunes pensionistas madrileños, que con la reforma que impulsó el PP en 2013 la cuantía de la pensión pasará en tres décadas del 80% del último salario cobrado al 48%.

“No está escrito en ningún sitio que las pensiones no se puedan mejorar”, ha añadido Sordo, que ha asegurado que el sistema público de pensiones es viable y ha subrayado la necesidad de que el país se gaste un porcentaje mayor en tener un «sistema de pensiones dignas”. “Hay que mejorar los ingresos del sistema público de pensiones y situar el gasto en niveles similares a los de países como Francia, Alemania o Italia, el 15% del PIB”.