THE OBJECTIVE
Lifestyle

¿Por qué no se cae el pelo en verano, y sí en otoño? La dermatóloga Molina lo resuelve

El enigma que rodea la pérdida de cabello despierta especulación entre quienes se enfrentan a este fenómeno estacional

¿Por qué no se cae el pelo en verano, y sí en otoño? La dermatóloga  Molina lo resuelve

Mujer con pelo sano y suave | Unespash

¿Por qué parece que el cabello se aferra a nuestra cabeza con mayor tenacidad en verano, solo para caerse en cascadas en otoño?

Esta aparente paradoja capilar ha desconcertado a muchas personas durante generaciones. Sin embargo, la Dra. Molina, una experta dermatóloga, arroja luz sobre este enigma arraigado en el ciclo de vida de nuestros folículos pilosos.

El misterio detrás de la caída del cabello en otoño

En el mundo de la dermatología, hay ciertas preguntas que persisten como enigmas sin resolver. Una de estas incógnitas estacionales que ha desconcertado a muchos durante generaciones es por qué el cabello parece aferrarse a nuestra cabeza con mayor tenacidad en verano, solo para caerse en cascadas en otoño.

Para arrojar luz sobre este fenómeno, recurrimos a la experta dermatóloga Ana Molina, quien nos ofrece una perspectiva esclarecedora sobre el ciclo de vida de nuestros folículos pilosos.

«En verano, el pelo se cae menos, es decir, ralentiza su crecimiento», comienza explicando la Dra. Molina. «¿Para qué tenemos el pelo en la cabeza? Para darnos calor y para proteger la piel del cuero cabelludo, que es muy sensible al sol. Entonces, cuando llega el verano, nuestro cuerpo, que es muy inteligente, ralentiza el crecimiento del pelo y hace que se caiga menos para que estemos más protegidos del sol«.

Un reflejo de la sabiduría intrínseca de la naturaleza

La sabiduría intrínseca de nuestro organismo se manifiesta de manera ingeniosa durante la estación más cálida del año.

La reducción en la tasa de crecimiento del cabello actúa como un mecanismo de protección natural, permitiendo que el pelo existente proporcione una capa adicional de defensa contra los rayos ultravioleta del sol.

Esta adaptación inteligente no solo ayuda a regular la temperatura corporal, sino que también protege la piel delicada del cuero cabelludo de posibles daños causados por la exposición excesiva al sol.

«Cuando llega el otoño, todo ese pelo que no se ha caído en verano se desprende, pero no es debido al otoño en sí, sino más bien porque en verano, el pelo nos protege del sol«, aclara la Dra. Molina.

Cabello sano de una mujer
Cabello sano de una mujer

Así, el aparente fenómeno de la caída del cabello en otoño encuentra su explicación en la ingeniosa adaptación de nuestro organismo para protegernos de los rigores del verano.

El ciclo estacional del crecimiento y la caída del cabello refleja la sabiduría intrínseca de la naturaleza y nos recuerda la asombrosa complejidad de nuestro propio cuerpo.

En última instancia, entender este proceso nos permite apreciar aún más la sorprendente capacidad de autorregulación de nuestro organismo en armonía con las estaciones del año.

¿Cómo cuidar el cabello en verano?

Con la llegada del verano, nuestras preocupaciones sobre el cuidado capilar aumentan junto con las temperaturas.

El sol implacable, el agua salada del mar y el cloro de las piscinas pueden causar estragos en nuestro cabello, dejándolo seco, quebradizo y sin vida.

  1. Protección solar: al igual que se cuida la piel del sol, es importante proteger el cabello de los daños causados por los rayos UV. Se recomienda el uso de productos capilares con protección solar o cubrir el cabello con un sombrero o pañuelo cuando se está expuesto al sol durante largos períodos de tiempo.
  2. Hidratación: durante el verano, el sol, el calor y el agua salada o clorada pueden resecar el cabello, por lo que es crucial mantenerlo bien hidratado. Se aconseja utilizar acondicionadores y mascarillas hidratantes para restaurar la humedad perdida y mantener el cabello suave y flexible.
  3. Evitar el exceso de calor: durante esta estación, se recomienda limitar el uso de herramientas de calor como secadores, planchas y rizadores, ya que pueden dañar aún más el cabello que ya está expuesto a las condiciones climáticas adversas. Se sugiere dejar secar al aire siempre que sea posible.
  4. Lavado suave: es recomendable lavar el cabello con champús suaves y evitar el uso de agua caliente, ya que esto puede resecarlo aún más. Optar por agua tibia y masajear suavemente el cuero cabelludo puede estimular la circulación sanguínea y promover un crecimiento saludable del cabello.
  5. Protegerlo del agua salada y cloro: antes de sumergirse en el mar o la piscina, se aconseja mojar el cabello con agua limpia para que absorba menos agua salada o cloro. Después de nadar, se recomienda enjuagar el cabello con agua dulce y aplicar un acondicionador hidratante para ayudar a eliminar los residuos y evitar la sequedad.
  6. Cortes regulares: se recomienda programar cortes de cabello regulares para mantener la melena saludable y libre de puntas abiertas. Un corte fresco puede eliminar las puntas dañadas y estimular el crecimiento de cabello nuevo y fuerte.
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D