The Objective
Publicidad
Sociedad

Choque entre Xunta y Real Academia Galega por el uso de la lengua en las aulas

La Red Europea de Igualdad Lingüística pide la derogación del llamado Decreto de Plurilingüismo, que regula el uso del gallego en la educación

Choque entre Xunta y Real Academia Galega por el uso de la lengua en las aulas

Estudiantes de Primaria en un colegio gallego. | RAG

El uso del gallego en el ámbito escolar centra el último desencuentro entre la Xunta de Galicia y la Real Academia Galega (RAG). El desencadenante llegó cuando, hace unos días, la Red Europea de Igualdad Lingüística (ELEN, por sus siglas en inglés) aprobó, de manera unánime en una asamblea celebrada en Santiago, pedir que la Xunta derogase el llamado decreto de plurilingüismo, una normativa de 2010 que el organismo con sede en Bélgica entiende como un «problema», ya que «reduce la cantidad de gallego utilizada en la educación», según explica a THE OBJECTIVE su secretario general, Davyth Hicks.

La RAG se sumó a las reivindicaciones de ELEN y su presidente, Víctor Freixanes, apuntó que el gallego «necesita un tratamiento que en estos momentos no tiene», pero la respuesta de la Xunta fue que en Galicia «no hay un problema» con la lengua, en palabras del conselleiro de Cultura, Educación e Universidade, Román Rodríguez.

Para Davyth Hicks sí hay un problema. «Los Gobiernos gallego y español están fallando de manera persistente a la hora de implementar la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias o Regionales», cuenta a este diario. «Se trata de un tratado internacional vinculante», ahonda. Lamenta que «España ratificó el artículo 8.1 ai, bi, ci, di, que dice que la educación debe proporcionarse con el gallego como medio de instrucción», pero que este «marco legal existente es contrario a las acciones de España», ya que «el número de asignaturas enseñadas en gallego en colegios en los que se ha introducido el inglés ha bajado al 33%», según reportó el comité de expertos de la Carta Europea en marzo de este mismo año.

DLG2019 08 scaled e1637334800511
De derecha a izquierda, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el de la RAG, Víctor Freixanes. | FOTO: RAG

«La Real Academia ya hace años que se pronunció con una claridad meridiana al hablar de la regresión que suponía el decreto», cuenta a este diario su presidente. «Yo se lo comenté un día a Feijóo [presidente de la Xunta]: “Oye, esto fue una maniobra que hicisteis en su día para intentar tranquilizar a algunos”», ahonda Víctor Freixanes. Independientemente de las motivaciones, el presidente de la RAG se remite a la normativa en cuyo marco se aprobó el decreto: «Hay una Ley de Normalización Lingüística del año 1983, hay una Ley Actualizada de Normalización Lingüística del año 2004 ¡aprobada por unanimidad! Nosotros lo único que pedimos es que eso se cumpla».

Para la diputada gallega Mercedes Queixas, portavoz de Lingua e Cultura del Bloque Nacionalista Galego —líder de la oposición en el Parlamento autonómico—, la reivindicación de Freixanes es «totalmente coherente y consecuente con los estudios que recientemente ha presentado la Academia con respecto tanto al uso como a la competencia de la lengua», cuenta a THE OBJECTIVE. Su formación también ha pedido que se volviese al marco educativo anterior —aprobado por el Ejecutivo bipartito formado por el PSOE y el BNG—, «que era un modelo que funcionaba», pero siempre sin éxito. «Nosotros siempre estamos dispuestos a hablar, pero ellos no. Yo, entre febrero y junio de este año, solicité en la Comisión de Educación, cada 15 días, que compareciera un representante de las entidades que elaboraron la propuesta de bases para la normalización del gallego en la enseñanza. El Partido Popular lo vetó sistemáticamente», protesta.

«Todo el mundo, excepto el PP, está de acuerdo en que tenemos un problema, que es que Galicia cada vez pierde más hablantes de gallego», explica. «Es la única lengua del Estado español que sigue perdiendo hablantes y ahora ha quedado empíricamente demostrado que la escuela está cumpliendo un papel desgalleguizador porque el alumnado gallegohablante, en cuanto se incorpora al sistema escolar, pierde la lengua», dice, en referencia al Mapa sociolingüístico escolar de Ames, un informe presentado recientemente por la RAG en el que participaron todos los centros educativos de dicho ayuntamiento coruñés y que arroja luz sobre el fenómeno que describe Queixas.

«Desde Europa y desde las instituciones del propio país se nos está diciendo, porque se está contrastando, que vamos mal», cuenta la diputada. «Y el conselleiro Román Rodríguez tiene que contestar a una cosa: ¿en qué se avala él para decir que no hay un problema?». THE OBJECTIVE ha intentado ponerse en contacto con Rodríguez para tratar el tema, pero ha sido «imposible» por problemas de «agenda», según la Consellería que lidera.

«El gallego es la única lengua cooficial del Estado que es mayoritaria en su territorio»

Valentín García, secretario xeral de Política Lingüística

Sin embargo, Valentín García, secretario xeral de Política Lingüística —dependiente del departamento de Rodríguez— quita hierro al asunto. «Cuando se habla de que hay pérdida de hablantes del gallego hay que decir a qué se está haciendo referencia, porque, según el Instituto Galego de Estatística, el 51% de la población habla o solo gallego o más gallego que castellano y la cifra subió ocho décimas en los últimos 15 años. Por ponerte en contexto, en Cataluña, con un Gobierno nacionalista, el porcentaje es del 36%. Entonces a mí que me expliquen dónde está la pérdida de hablantes: el gallego es la única lengua cooficial del Estado que es mayoritaria en su territorio, la única», celebra. 

Para el conselleiro, el camino a seguir no es la derogación del Decreto de Plurilingüismo. «El Gobierno que lo aprobó ya ha pasado tres veces por las urnas», recuerda, y «el problema no es la escuela, sino la socialización con otros niños, que se produce en la escuela como se puede producir en un campamento de verano», zanja. Para García, el fomento del idioma pasa por «potenciar la utilidad del gallego». Por eso, hace hincapié, el discurso no debe centrarse en las aulas sino en «explicar a la juventud cuestiones como que, gracias al gallego, entramos en contacto con los 250 millones de hablantes que tiene la lusofonía en el mundo: los gallegos tenemos la ventaja de que vamos a Brasil o a Angola y no necesitamos un diccionario ni una gramática para entendernos porque, después de 15 días, entendemos perfectamente lo que nos dicen y ellos nos entienden a nosotros».

«Lo que sí hay que decir es que el uso del gallego ha cambiado, como también ha cambiado Galicia, pero que pongan datos sobre la mesa, como ponemos nosotros», dice, en referencia a los sectores críticos con su gestión. «Aquí nadie dice que esté todo normalizado, pero tampoco hay esa situación dramática que muchas veces se quiere transmitir».

«Nosotros estamos hablando de estudios de campo», defiende Víctor Freixanes sobre las investigaciones realizadas por la Real Academia Galega en esta área y sobre la falta de concordancia entre los resultados que maneja la institución que él preside y los de la Xunta. «Yo tengo muy buena relación personal con Valentín García, pero los datos que manejan ellos no sé de dónde los sacan», cuenta a este diario. «Nuestros estudios están avalados por las tres universidades gallegas [Vigo, A Coruña y Santiago de Compostela], por el Instituto da Lingua Galega, el Consello da Cultura Galega; todos decimos lo mismo. Excepto la Secretaría Xeral de Política Lingüística».

De momento, RAG y Xunta están condenadas a no entenderse. Hablan idiomas distintos. Eso sí, Davyth Hicks advierte: «ELEN está trabajando para que la legislación lingüística se implemente de manera correcta en los Estados de la UE».

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D