La Unión Europea acuerda prohibir la mayoría de plásticos de un solo uso

Economía y capital

La Unión Europea acuerda prohibir la mayoría de plásticos de un solo uso
Foto: JOHANNES CHRISTO| Reuters

La Unión Europea ha acordado este miércoles prohibir en los próximos años la mayoría de plásticos de un solo uso, entre los que se incluyen los bastoncillos para los oídos y las pajitas. Se espera que el acuerdo sea aprobado finalmente a principios del año 2019 y se aplique a partir del año 2021.

La legislación, adoptada en un tiempo récord tras la propuesta inicial de la Comisión Europea en mayo, prohibirá una decena de categorías de productos que representan el 70% del plástico que contamina los océanos y las playas.

El texto, que todavía necesita ser aprobado por el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea, ha sido alcanzado por los negociadores de la Comisión Europea, el Parlamento y los estados miembros.

“Los europeos son conscientes de que los deshechos plásticos constituyen un enorme problema y la Unión Europea en su conjunto ha demostrado una gran valentía, convirtiéndose en un líder mundial de la lucha contra los desechos plásticos marinos”, ha dicho el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, en un comunicado.

Los productos de plástico que quedarán prohibidos si finalmente se aprueba la medida son aquellos para los que exista una alternativa sin plástico, como los platos y cubiertos, las pajitas y los bastoncillos para los oídos. En cuanto a otro tipo de productos, el objetivo de la Unión Europea es reducir su consumo en cada país, ser más exigente con el diseño y crear nuevas obligaciones para los productores para los productores de estos productos.

«Si se mide en peso, en 2050 habría más plástico que peces en los océanos del mundo, si seguimos echando plástico al mar al ritmo actual. No podemos dejar que esto ocurra», ha advertido Elisabeth Köstinger, la ministra austriaca de Desarrollo Sostenible, cuyo país ejerce la presidencia temporal de la Unión Europea.

Además de la protección de los océanos, la directiva europea incluye otras ventajas para el medioambiente y las economías, como impedir grandes emisiones de CO2, evitar daños medioambientales que costarían el equivalente de 22.000 millones de euros hasta el año 2030 y permitir que los consumidores se ahorren unos 6.500 millones de euros, explica la Comisión Europea, informa AFP.