The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Bolivia

Varias unidades policiales se sublevan en Bolivia contra Evo Morales

Redacción TO
Foto: Danilo Balderrama | Reuters

Varias unidades de Policía de tres ciudades de Bolivia se han amotinado contra el presidente del país, Evo Morales, que ha denunciado un golpe de Estado mientras la oposición exige en las calles su renuncia por considerar que hubo fraude en el recuento de votos de las pasadas elecciones.

La primera en rebelarse ha sido la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) de la ciudad central de Cochabamba y poco después se han sumado los comandos de la Policía de Sucre y Santa Cruz, rica región del oriente del país y bastión opositor.

En La Paz, decenas de policías han marchado junto a los manifestantes opositores gritando consignas contra morales. Además, en las imágenes difundidas por las televisiones locales se ve a manifestantes dándose la mano con policías en el centro de la ciudad, en contraste con las tres noches anteriores, cuando ambos bandos se enfrentaban.

“Nuestra democracia está en riesgo por el golpe de Estado que han puesto en marcha grupos violentos que atentan contra el orden constitucional”, ha dicho el presidente a través de Twitter.

El Gobierno, no obstante, ha descartado ordenar una operación militar para someter a los policías rebeldes, según había anunciado más temprano el ministro de Defensa, Javier Zavaleta. “No se va a hacer ninguna operación militar en estos momentos, eso está totalmente descartado”, declaró.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, ha dicho que no puede calificar todavía “esta movilización como un motín, un repliegue o un acuartelamiento”. “ “Tenemos plena confianza en que vamos a poder superar esta situación que se presenta en la Policía boliviana como lo hemos hecho antes, a través del diálogo“, ha añadido.

Por el momento se desconoce el número de policías amotinados y el alcance de esta rebelión, que ha estallado cuando se cumplen 17 días de protestas contra la polémica reelección de Morales, que han dejado tres muertos y unos 200 heridos y han restringido la circulación y el comercio.

Morales, de 60 años, ha descartado renunciar a su cargo, pues afirma que los comicios fueron limpios y ha hecho oídos sordos a los reclamos que lo acusan de buscar ganar tiempo al aceptar una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) a las elecciones.