Sube el consumo de tabaco y de cannabis en España

General

Sube el consumo de tabaco y de cannabis en España
Foto: Irina Kostenich

El consumo de cannabis ha aumentado en un 2% en España con respecto a los últimos dos años y sigue siendo la droga ilegal más extendida en el país. También ha ascendido el del tabaco (el 34% de la población fuma a diario), mientras que el del resto de drogas se ha estabilizado, señala la XII Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España (EDADES) presentada este lunes por la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, y la delegada del Plan Nacional sobre Drogas, Azucena Martí.

De acuerdo al sondeo, el cannabis es la sustancia ilegal más consumida en la población española. En 2017 empezaron a consumir 223.000 personas (casi la mitad son menores) frente a los 159.000 que iniciaron en 2015. Se estima que, en 2017, 647.000 personas (519.000 hombres y 128.000 mujeres) han consumido cannabis diariamente. Además un 35,2% de la población de 15 a 64 años ha consumido cannabis alguna vez en la vida.

Con respecto al tabaco, en 2017 el 69,7% de la población de 15 a 64 años reconoce haber fumado alguna vez en la vida, el 40,9% en el último año, el 38,8% en el último mes y el 34,0% diariamente en el último mes (un 3,6% más que en 2011). Entre los fumadores, dos de cada tres se han planteado dejar de fumar y de éstos, dos de cada tres lo ha intentado. El informe no señala cuántos han logrado dejarlo.

Asimismo, la encuesta refleja que el consumo diario de alcohol es el más bajo desde que se inició la serie histórica en 1995. El 7,4% de la población afirma tomar alcohol los días. En 2017 también desciende el porcentaje de consumidores alguna vez en la vida (93,2% en 2015), en el último año (77,6 en 2015%) y diariamente en el último mes (9,3% en 2015).

Sobre la cocaína, en 2017 las prevalencias de consumo indican que el 10,3% de la población de 15 a 64 años ha ingerido alguna vez en la vida la droga.  El 2,2% la ha consumido en el último año y el 1,1% en el último mes. El consumo se da mayoritariamente en hombres (tres de cada cuatro consumidores) con una edad media de 36,6 años. Respecto a los nuevos consumidores, en 2017 empezaron a consumir esta sustancia 85.000 personas.