Los ingenieros se centran en abrir dos túneles verticales para rescatar a Julen en Totalán

Futuro

Los ingenieros se centran en abrir dos túneles verticales para rescatar a Julen en Totalán
Foto: JON NAZCA| Reuters

Continúan los trabajos contrarreloj para rescatar a Julen, el niño de dos años y medio, que hace seis días cayó en un pozo de 25 centímetros de diámetro y 110 metros de profundidad en Totalán, Málaga. Un enorme dispositivo de rescate,  al que se ha sumado nueva maquinaria pesada, continúa con los movimientos de tierra para construir la plataforma sobre la que este viernes se espera que se comience a realizar la perforación de un túnel vertical de 50 metros en paralelo al pozo donde está atrapado el menor.

Una vez construido el nuevo túnel, que se encontrará a unos cuatro metros de distancia del pozo, las tareas de rescate se centrarán en realizar una galería horizontal para acceder al hueco donde se encuentra Julen.

Aunque se empezará con un túnel vertical, los equipos también cuentan con una segunda perforadora para empezar otro en cuanto los técnicos lo determinen. También, ante la posibilidad de que se registren lluvias en los próximos días, se construirán zanjas para un posible drenaje del agua caída, informa Efe.

Una vez que comience la perforación, estimada para el mediodía de hoy, los ingenieros estudiarán también la manera de compatibilizarla con la posible continuidad de la succión en el pozo, según explicó ayer el delegado del Colegio de Caminos y Canales de Málaga, Ángel García. Estas perforaciones verticales de 50 metros, en situación de normalidad, pueden durar entre 12 y 16 horas, plazo que puede variar en función del material que se encuentre.

Este jueves, el equipo de rescate decidió aplazar la opción del túnel horizontal y en perpendicular al pozo por la inestabilidad del terreno y los trabajos se centran ahora en los dos boquetes verticales y en paralelo al pozo, que va a ser apuntalado para que no se produzcan desprendimientos.

Precisamente, el dueño de la finca del pozo prestó declaración ante los investigadores del caso tras el suceso, al igual que lo hizo el profesional que ejecutó la prospección. El empresario que efectuó el pozo, Antonio Sánchez, aseguró ayer a Efe que taponó el orificio y que su actuación fue modificada posteriormente, información que facilitó a la Guardia Civil.

La Junta de Andalucía no tramitó ningún permiso para excavar el pozo en busca de agua y en ningún departamento del Gobierno autonómico consta que se solicitase, según fuentes de la Consejería de Empleo, de la que depende la Dirección General de Minas, donde se tienen que pedir. En caso de haber tenido permiso, los responsables de la obra tendrían que haber tramitado un segundo expediente -aunque solo si hubiesen encontrado agua- para poder extraerla legalmente.

Este segundo trámite corresponde a la Dirección General de Dominio Público Hidráulico y Calidad de las Aguas en la Demarcación de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente, donde tampoco consta petición.