Decenas de miles de campesinas marchan contra Bolsonaro en una masiva protesta en Brasilia

Mundo ethos

Decenas de miles de campesinas marchan contra Bolsonaro en una masiva protesta en Brasilia
Foto: Eraldo Peres

Decenas de miles de mujeres, sobre todo indígenas y campesinas, han participado en la tradicional Marcha de las Margaritas en Brasilia para protestar contra el presidente Jair Bolsonaro. Las manifestantes también han reivindicado la liberación del exmandatario Lula da Silva.

Según las organizadoras, han acudido al encuentro 100.000 personas, una cifra que las autoridades policiales han reducido a menos de 20.000, pero que en cualquiera de los casos, constituye la mayor protesta realizada en Brasilia desde que Bolsonaro asumiera el poder.

La Marcha de las Margaritas se celebra cada cuatro años en defensa del campo y para reivindicar los derechos de las mujeres, en un país muy afectado por la violencia doméstica. 

Este año se ha convertido en un grito de denuncia contra el gobierno por sus políticas de flexibilización de agrotóxicos y por los proyectos de Bolsonaro para abrir tierras indígenas y zonas protegidas a la explotación minera.

Las manifestantes también han condenado el «machismo» del presidente, quien tiene un largo historial de declaraciones de corte racista u homofóbico y que es un franco adversario del feminismo.

La marcha ha recorrido la Explanada de los Ministerios hasta las cercanías del palacio presidencial de Planalto, con pancartas en defensa de «la soberanía popular» y por un Brasil «libre de violencia«. Además, se ha podido escuchar a las manifestantes corear «Lula libre«, en reclamo de la liberación del exmandatario de izquierda, que desde abril de 2018 purga 8 años y diez meses de cárcel por cargos de corrupción que él niega.

La mayoría de las participantes cargaba flores y vestía sombreros de paja y ropas moradas, color símbolo de la manifestación.

«Vivimos tiempos difíciles con un gobierno que nos ataca de forma continua (…). Estamos perdiendo derechos conquistados con mucha lucha«, ha dicho a AFP Juliana Joucoski, una profesora de 43 años de Curitiba, al sur del país. 

Por su parte, la oposición, hasta ahora adormecida frente a la mayoritaria base parlamentaria de Bolsonaro, parece haber renacido en esta manifestación. «Estamos de vuelta«, ha comunicado a Efe el diputado Paulo Pimenta (del Partido de los Trabajadores).

Lula da Silva también ha participado en la manifestación a través de una carta enviada desde su celda y que ha sido leída por el excandidato presidencial Fernando Haddad, derrotado en las pasadas elecciones.

«Las mujeres de nuestra tierra volverán a ser respetadas y el odio no vencerá al amor, el miedo no vencerá a la esperanza y la grosería no vencerá a la solidaridad», ha escrito el expresidente. «Sigamos hacia adelante, sin miedo de ser felices. Las margaritas llegaron y ellos no tienen cómo detener a la primavera«, ha concluido.