Detenido Eduardo Zaplana por presunto blanqueo de capitales y fiscal

Economía y capital

Detenido Eduardo Zaplana por presunto blanqueo de capitales y fiscal
Foto: Partido Popular (PP)

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) ha detenido en Valencia al exministro de Trabajo de la era Aznar Eduardo Zaplana por un presunto delito de blanqueo de capitales y otro fiscal. Los agentes han registrado la vivienda del exministro, situada en la calle Pascual y Genis, en la zona más comercial de Valencia. La UCO ha intervenido dos coches de la alta gama en el garaje de su vivienda. El juez del caso ha imputado a Juan Cotino, director de la Policía Nacional con el Gobierno de Aznar y exvicepresidente de la Generalitat Valenciana.

Al expresident de la Comunidad Valenciana se le acusa presuntamente de aflorar dinero negro procedente del extranjero, según informa Cadena Ser, citando fuentes cercanas a esta investigación. Además de Zaplana han sido detenidas otras cinco personas acusadas de los mismos delitos y no se descarta que se produzcan más arrestos, ya que la operación  dirigida por el juzgado de instrucción número 8 de Valencia continúa abierta, informa Efe.

Entre los detenidos se encuentra el empresario Vicente Cotino, sobrino del exvicepresidente del Gobierno valenciano y exdirector de la Policía Nacional Juan Cotino. La Guardia Civil también ha arrestado al que fuera jefe de Gabinete de Zaplana y presidente del club de baloncesto Estudiantes, Juan Francisco García y al exdirector de Relaciones Institucionales de Terra Mítica, Joaquín Barceló Llorens, y a su mujer, Felisa López.

Zaplana ha estado investigado además en la operación Lezo, la que investiga la corrupción del Canal de Isabel II, aunque la detención de este martes no tiene nada que ver con esta investigación.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, ya ha anunciado que su partido suspenderá hoy mismo de militancia de forma cautelar a Zaplana, así como a las personas que han sido detenidas y que sean militantes del PP. «Es una decisión drástica y difícil», ha reconocido Maíllo que ha avanzado que se trata de una decisión a expensas del procedimiento, aunque cree que la detención ya reviste suficiente gravedad.

En los pasillos del Congreso, Maíllo ha explicado que el Comité de Derechos y Garantías del PP se reunirá esta tarde para acordar la suspensión cautelar, a instancias del partido en la Comunidad Valenciana, que es el que ha elevado esta petición a Génova.

Por su parte, Telefónica ya ha suspendido «con carácter inmediato» la relación laboral con el exministro.»Telefónica suspende con carácter inmediato la relación laboral, en el área de Asuntos Públicos, que mantiene con Eduardo Zaplana a la espera de conocer más detalles sobre su situación», han asegurado hoy a Efe fuentes oficiales de la compañía.

Eduardo Zaplana, que inició su carrera como alcalde de Benidorm entre 1991 y 1994, presidió la Comunidad Valenciana entre 1995 y 2002. Ese mismo año José María Aznar le nombró ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, un cargo que ocupó hasta abril de 2004 cuando pasó a ser portavoz del PP en el Congreso. En 2008, abandonó la política para dedicarse a negocios privados.

Por su parte, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha señalado que la detención de Zaplana evidencia una «etapa negra» de corrupción en España, protagonizada por el PP y el PSOE, que los españoles «están deseando» superar. Se trata de una «nueva mala noticia», ha añadido.

Desde el PP, el portavoz adjunto Carlos Floriano se ha limitado a afirmar igualmente que se trata de «una mala noticia».

También ha hablado de la detención de Zaplana en su cuenta de Twitter la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero, donde ha señalado: «Hoy han detenido a Eduardo Zaplana, exministro de Aznar, por corrupto. Quizá por eso intensifican la máquina del fango».

«Otro exministro del PP que pasa por los calabozos», ha señalado Pablo Iglesias por su parte, también a través de un tuit.

Gabriel Rufián, de ERC, ha escrito también en esta red social un mensaje: «Confirmado. De la boda de la hija de Aznar sólo quedan libres los camareros».