The Objective
Publicidad
Consumo

Cisma en el sector del aceite de oliva por el 'certificado de calidad'  

Este sistema verá la luz en apenas unos meses y con él pretenden reforzar la recién aprobada normativa de calidad del aceite con el objetivo de evitar el fraude

Cisma en el sector del aceite de oliva por el 'certificado de calidad'  

División en el sector del aceite de oliva español, líder a nivel internacional. El nuevo ‘certificado de calidad’ que está creando una parte del mismo no cuenta con el favor de toda la cadena de producción del conocido como ‘oro líquido’. La última normativa aprobada por el Gobierno no reconoce este certificado dentro de su regulación. Por ello, desde la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero, trabajan en la creación de un certificado de autocontrol voluntario.

Este sistema verá la luz en apenas unos meses y con él pretenden reforzar la recién aprobada normativa de calidad del aceite con el objetivo de evitar el fraude en las mezclas y ofrecer mayor transparencia de cara a los consumidores y a los mercados internacionales. Sin embargo, este sistema, que será una realidad en unos meses, no cuenta con todo el favor del sector.

La industria de aceite de oliva, en contra

Concretamente la parte de la industria, es decir, envasadores, refinadores, comerciales y exportadores, rechazan la medida. ANIERAC (Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles) y ASOLIVA (Asociación Española de la Industria y Comercio Exportador de Aceite de Oliva), rechaza el sistema de certificación propuesto por la Fundación al ser de «carácter voluntario y escasamente ambicioso».

«Hay un verdadero cisma en el sector por este asunto», aseguran a THE OBJECTIVE fuentes del sector. Estas mismas fuentes reconocen que hay «división» y que la industria no se siente escuchada. Además, lamentan que, aprovechando la presentación de este sello de calidad, se estén «lanzando acusaciones sobre el sector que están haciendo mucho daño». ANIERAC y ASOLIVA por su parte, critican que algunos estén sembrando dudas sobre la honorabilidad del sector con la «aviesa intención de dejar en evidencia a los que no se adhieran a su propuesta».

Complementa la normativa

Rafael Pico, director general de ASOLIVA y patrono de la Fundación, reconoce «malestar importante» entre las empresas de la industria. Pico, en declaraciones a THE OBJECTIVE, considera que esta medida no se puede hacer de manera voluntaria y por parte de una institución privada. «Nosotros queremos que este certificado sea aprobado por Real Decreto y obligatorio», defiende, ya que una «trazabilidad y un sistema de calidad debe estar dirigido por las administraciones públicas».

Desde estas asociaciones consideran que dejar en la voluntariedad la medida puede provocar discriminación entre las marcas que se acojan a ella o no. «Al no ser de carácter obligatorio, podría generar dificultades y desigualdades en el mercado nacional, ya
que no todas las marcas competirían en igualdad de condiciones en los lineales», argumenta.
 
Estas asociaciones, que aglutinan a la parte industrial de este sector que es el primer productor y exportador del mundo, aseguran que han defendido siempre la necesidad de modificar la normativa actual haciéndola más restrictiva para blindar la reputación del sector del aceite de oliva en España, velar por la transparencia y calidad de toda la cadena de suministro y dar
seguridad jurídica a las empresas.

Críticas cruzadas

Iñaki Benito, director gerente de Patrimonio Comunal Olivarero y promotor del certificado cuestiona la petición de obligatoriedad de la parte industrial. «Hacerlo obligatorio ahora mismo es plantarnos en un plazo de años, absolutamente poco útil porque acaba de salir publicado el Real Decreto. Es pretender que esto no prospere», asegura Benito a THE OBJECTIVE .

Benito defiende que hacer que este certificado de calidad sea voluntario es la manera más «lógica y ágil de hacerlo». A su juicio, las demandas de la parte industrial son argumentos «que lo que vienen es a buscar alargar los tiempos y que no se haga nada». Este certificado pretende complementar la normativa de calidad del aceite de oliva aprobada por el Gobierno en 2021. Con la nueva certificación, según Patrimonio Comunal, se valoriza el producto de cara al consumidor y las exportaciones.

Sin embargo, Pico, que representa al sector exportador a través de ASOLIVA, niega la mayor. Considera que este certificado no se puede aplicar a los mercados exteriores ya que si pones unas condiciones más estrictas de las que hay en esos países estás perjudicando a tu producción. «De lo que estamos hablando es de una normativa solo para lo que se comercializa en España. Si me pones condiciones mas estrictas me sacas del mercado», aduce.

Desde ASOLIVA lamentan que la propagación de noticias «sin fundamento» cuestionando la calidad del producto ponen en entredicho la reputación del sector del aceite de oliva español y crean confusión en el consumidor. Se produce, además, según un comunicado enviado a los medios, en un preocupante escenario de retroceso importante del consumo nacional y de disminución de las exportaciones, que han caído un 10 y un 15%, respectivamente, según los últimos datos difundidos por el Ministerio de Agricultura la semana pasada.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D