The Objective
Publicidad
Economía

El negocio con clientes rusos de Caixabank es más del doble que el del Santander y BBVA

La entidad cuenta con créditos concedidos a ciudadanos y empresas soviéticos por importe de 185 millones, un importe que es limitado

El negocio con clientes rusos de Caixabank es más del doble que el del Santander y BBVA

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar|Europa Press

La exposición de CaixaBank a clientes rusos se limita a 185 millones de euros. Una cantidad, eso sí, que es más del doble que el riesgo acumulado por el Santander y BBVA. El primero desveló hace unas semanas que esta cuantía apenas llegaba a los 80 millones, mientras que el segundo explicó que se reducía a 58 millones. Fuentes de Caixabank no quisieron hacer comentarios a THE OBJECTIVE.

El grupo catalán, pese a tener la mitad de tamaño que el Santander y prácticamente el mismo volumen de activos que BBVA, parece ser la entidad española más expuesta a Rusia. Si bien, el riesgo va en sintonía con la cuota de mercado que tiene en España, del entorno al 25% de media.

El conjunto del sector financiero de nuestro país suma solo unos 700 millones de exposición directa a préstamos concedidos a ciudadanos o empresas soviéticos, siendo uno de los sistemas bancarios que menos se vería afectado por las sanciones internacionales por la invasión de Ucrania.

En concreto, Caixabank tiene una cartera de créditos de 146 millones de hipotecas con clientes con nacionalidad rusa que residen fuera de España. Una financiación que está respaldada por los bienes inmuebles que cubren en un 44% la deuda pendiente. El banco liderado por Gonzalo Gortázar suma otros 28 millones de riesgo con empresas, vinculado principalmente a préstamos para la exportación y a factoring. En estos últimos Caixabank no ha percibido todavía incidencias en el pago de la cuotas.

Dominio en las zonas clave para los rusos

Que el grupo catalán sea el más expuesto a Rusia tiene que ver con dos factores. En España es líder con mucha distancia en términos generales tras haber absorbido Bankia. Y por otra parte, tiene una posición de dominio en determinadas zonas en las que los ciudadanos rusos han venido adquiriendo inmuebles en nuestro país, como son Cataluña, la Comunidad Valenciana y parte de la costa andaluza.

El principal temor de Caixabank y del resto de bancos no es el riesgo directo a Rusia, sino las consecuencias indirectas que ya está ocasionando el conflicto bélico y que podrían intensificarse en el futuro. Los mayores temores son una subida más esperada de la morosidad, una caída de la actividad y un alza de los costes operativos derivados de la escalada de la inflación.

Aun así, la entidad dejó claro en la reciente junta de accionistas que está preparada y con fortaleza para afrontar los efectos que pueda dejar la invasión de Ucrania por el elevado capital con el que cuenta y la liquidez sobrante que atesora. Un mensaje que han lanzado también al mercado el resto de entidades.

Mantiene su nuevo plan estratégico para mayo

Caixabank dará más pistas sobre su resistencia y los objetivos para los próximos años durante la presentación del nuevo plan estratégico, que presentará a mediados de mayo. El grupo bancario ha decidido no aplazar esta publicación y celebrará el 17 del próximo mes una reunión con inversores para explicar la hoja de ruta.

Otras empresas han retrasado sus guías por la invasión ante la incertidumbre actual. Entre ellas destacan Iberdrola y Mapfre, que han suspendido las convocatorias previstas de sus respectivos Investor Day.

Impacto de la guerra, difícil de predecir

Caixabank explica en un documento presentado a la CNMV que la invasión de Ucrania está provocando un incremento de determinadas materias primas y del coste de la energías. Del mismo modo, añade otro impacto de relevancia: la activación de sanciones, embargos y restricciones hacia Rusia que afectan a la economía en general y a empresas específicamente.

«La medida en la que afectará este conflicto al negocio de Caixabank dependerá del desarrollo de acontecimientos futuros que no se pueden predecir fiablemente a la fecha presente», advierte la propia entidad en el mismo documento. Y agrega que se encuentra particularmente expuesta a las fluctuaciones de la situación macroeconómica de los mercados español, portugués y del resto de la UE.

De su cartera total de crédito, el 81% precede nuestro país, mientras que el 6% del mercado luso. Por su parte, otro 8% proviene de los demás territorios europeos. El Viejo Continente es una de las zonas del mundo más afectadas por la guerra, debido a la dependencia energética de Rusia.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D