The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Economía

El departamento de Seguridad de Moncloa alerta de ciberataques en las tarjetas de crédito

Este organismo advierte también sobre el incipiente fenómeno de de ataques ligados a la extorsión de las empresas, en pleno escándalo de Pegasus

El departamento de Seguridad de Moncloa alerta de ciberataques en las tarjetas de crédito

El director de Seguridad Nacional, Miguel Ángel Ballesteros|Seguridad Nacional

El departamento de Seguridad Nacional alerta del auge de varios delitos relacionados con los ciberataques, que en el último año se han generalizado o han empezado a despuntar. En plena crisis por el ‘caso Pegasus‘, el organismo dependiente del Ministerio de la Presidencia, advierte que en 2021 se ha detectado una «incipiente incidencia de ataques ligados a la extorsión de empresas». Además, explica que entre los los delitos informáticos, el ejercicio pasado hubo un «fenómeno emergente en el ámbito del fraude» vinculados al sistema financiero. Y en especial en las tarjetas de crédito.

Según la información recabada por THE OBJECTIVE, Seguridad Nacional indica que entre estos fraudes destacan las estafas relacionadas con las tarjetas y la banca electrónica. Un problema que se está produciendo en pleno impulso de la actividad del sector a través de los canales digitales tras el estallido de la pandemia. Cada vez son más las operaciones financieras a través del móvil o de internet. De hecho, algunos bancos ya subrayan que más del 50% de sus ventas y un porcentaje aún mayor de las transacciones se efectúan por estos canales. Especialmente llamativo es el incremento de los pagos con tarjeta.

Este aumento de la operativa digital está siendo aprovechada por los ciberdelincuentes para sustraer datos e, incluso, llevar a cabo el robo de dinero de las cuentas de clientes. Algo que es posible debido a la sofisticación de las técnicas de ataque y las fallas existentes en los sistemas informáticos de las entidades.

Estafas en criptodivisas

En su informe de 2021, publicado recientemente, Seguridad Nacional hace también hincapié en otro tipo de fraudes que han repuntado en los últimos tiempos. Así, pone énfasis en los delitos cometidos en el ámbito del comercio electrónico y «las estafas de inversiones a través de ofertas engañosas de alta rentabilidad». Estas estafas afectan no solo a productos referenciados en moneda de curso legal -euro, dólar, etc-, sino a criptodivisas.

En cuanto a la extorsión a las empresas, el organismo dirigido por el general Miguel Ángel Ballesteros sostiene que su naturaleza es «puramente económica». Y que está basada en amenazas de denegación de servicios. Es decir, que si no abonan una determinada cantidad podrían sufrir una caída de sus sistemas para comercializar sus productos y servicios.

Las tarjetas y la banca son, según el documento, los más afectados por la ciberdelincuencia, junto a la administración pública, el transporte y el tributario. Seguridad Nacional señala que aunque los ataques en conjunto bajaron el año pasado, el número de casos graves aumentaron «significativamente».

En concreto, los ataques totales pasaron de los 13.000 a los 10.831 registrados en 2021. Pero estos son de distinta peligrosidad e impacto en operadores críticos o de servicios esenciales.

La ciberseguridad se ha convertido en una de las principales amenazas para el país, según el departamento dependiente de Moncloa. Y su peligrosidad va a acrecentarse. El análisis llevado a cabo por el equipo de Presidencia señala que existe el riesgo de experimentar un mayor crecimiento en los próximos cinco años.

Las alertas de Seguridad Nacional se producen en pleno escándalo de Pegasus, sistema de espionaje que ha atacado y robado información del teléfono del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, entre otros miembros del Ejecutivo. Un caso que se ha saldado con el cese de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban.

El informe concluye que, además de la ciberdelincuencia, existen otros mucho espacios que son especialmente vulnerables. Estos son las campañas de desinformación; los efectos del cambio climático y de la degradación del medio natural; los flujos migratorios irregulares; y la vulnerabilidad energética.

Preocupación ciudadana

«La gran magnitud de la crisis del coronavirus, todavía activa, la preocupación por sufrir un incidente de ciberseguridad, cuestión que se percibe como algo muy probable tanto desde las instituciones públicas como por parte de las empresas y de la ciudadanía, así como la fuerte subida de los precios, en especial de los productos energéticos, son tres riesgos y amenazas que dibujan la zona crítica del mapa de riesgos en 2021», resumen el documento.

El Departamento de Seguridad Nacional es un órgano que se creó en 2012 y entre sus funciones se encuentra la gestión de situaciones de crisis. Asimismo, realiza actividades necesarias para asegurar la colaboración, cooperación y coordinación de los órganos competentes en materia de seguridad.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D