The Objective
Publicidad
Economía

Los autónomos podrán deducirse un 7% de gastos de difícil justificación a partir de 2023

Los trabajadores por cuenta propia con ingresos superiores a 1.700 euros mensuales pagarán cotizaciones más altas con el nuevo régimen

Los autónomos podrán deducirse un 7% de gastos de difícil justificación a partir de 2023

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. | Europa Press

El diálogo social ha culminado el acuerdo para impulsar el nuevo régimen de cotización de los autónomos, que permitirá que el colectivo pueda deducirse un 7% adicional de gastos de difícil justificación o clasificación en orden a la determinación final de sus rendimientos netos, los conocidos como ingresos reales sobre los que girarán sus bases de cotización y cuotas. En el caso de los autónomos societarios, la minoración será del 3% de los gastos difíciles de clasificar, explican fuentes del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones a THE OBJECTIVE.

El nuevo sistema de cotización de los autónomos se fijará vía Real Decreto-ley e irá al Consejo de Ministros del próximo martes, 26 de julio. Con este cambio, se termina con el vigente sistema de libertad de cotización del colectivo del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), considerado una anomalía y causante de que el 80% de los autónomos vengan cotizando por la base mínima con independencia de sus ingresos reales.

El Ministerio que encabeza José Luis Escrivá celebra que el nuevo sistema contemple, a juicio de sus técnicos, un refuerzo a la equidad del sistema y proporcione mayor flexibilidad que el actual.

Las nuevas cotizaciones de los autónomos se articularán en 15 tramos en función de sus rendimientos netos, escalones a los que corresponderán sus respectivas bases y cuotas de cotización. El documento consensuado por el Gobierno y las asociaciones contempla las cuotas de los 15 tramos para 2023, 2024 y 2025.

Nuevos tramos de cotización del RETA previstos para 2023.

El trabajador por cuenta propia se adscribirá a cada tramo en función de los ingresos que prevea obtener. Cerrado el ejercicio, podrá regularizar sus pagos en función de los rendimientos que realmente haya obtenido, según la información de la Agencia Tributaria.

De este modo, si el autónomo se quedó corto en su estimación pagará a posteriori la diferencia de cuota y, si sobrestimó sus ingresos, podrá solicitar la devolución del exceso de contribución aportada.

Cotización según los ingresos netos

En este caso de sobrecotización, el periodo transitorio de la aplicación de la nueva norma -nueve años, de los cuales está definida la operativa para los tres primeros: 2023, 2024 y 2025- permitirá que quienes a 31 de diciembre de este año estén en una base de cotización superior a la que les corresponda en 2023, en función de sus ingresos, se mantengan en ella, con el fin de preservar sus sus derechos y planificación financiera previa.

Los 15 tramos de cotización se dividen en tres grandes bloques: el del colectivo cuyos ingresos mensuales están por debajo o en el entorno del salario mínimo interprofesional (SMI), que verán rebajadas sus cotizaciones; el de aquellos con ingresos netos entre 1.300 y 1.700 euros, que contribuirán lo mismo que ahora; y los tramos por encima de 1.700 euros al mes, que verán subidas sus cotizaciones. Los trabajadores por cuenta propia podrán cambiar de tramo cada dos meses.

De este modo, alrededor de 2,2 millones de autónomos, el 68%, verán reducidas sus cotizaciones; los casi 240.000 del tramo intermedio, el 7%, contribuirán a la Seguridad Social en la misma medida que con el régimen actual; y el resto cotizarán más.

Cambios en el cese de actividad

El nuevo régimen de autónomos persigue una mejora de las prestaciones asociadas a sus contribuciones e introduce cambios en la prestación por cese de actividad. Esta prestación permitirá, bajo ciertos requisitos, que el autónomo mantenga la actividad y reciba el cese. Este nuevo régimen beneficiará, por ejemplo, a autónomos que sigan con la actividad pero tengan a sus trabajadores en ERTE. También hay cambios en el cese por fuerza mayor, inspirado en el modelo desplegado en la isla de La Palma tras la erupción del volcán.

Así, la prestación por cese de actividad contemplará más casos y atenderá a circunstancias de crisis económica y al desempeño de sectores concretos que atraviesen por debilidades coyunturales, explican fuentes oficiales a este periódico.

Cuota reducida al arrancar el negocio

También se contempla una cotización más baja para el inicio de la actividad de 80 euros durante los primeros doce meses del negocio, ampliable por otros doce meses naturales si los ingresos del trabajador por cuenta propia resultan inferiores a los 1.000 euros en los que ahora se sitúa el SMI.

El acuerdo ha sido consensuado por el Gobierno con las asociaciones de autónomos ATA, UPTA y Uatae, y recibió el apoyo final de las patronales CEOE y Cepyme en la madrugada del miércoles a cambio de la introducción de algunas modificaciones en el documento final.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D