The Objective
Publicidad
Economía

Los médicos de la sanidad privada amenazan con imponer el copago para cubrir sus costes

Las compañías de seguros no actualizan los baremos de los honorarios de consulta desde hace 32 años y el sector reivindica la relación de doctor y paciente

Los médicos de la sanidad privada amenazan con imponer el copago para cubrir sus costes

El presidente de Unipromel, Ignacio Guerrero.

Los médicos de la sanidad privada amenazan con instituir el copago para cubrir sus costes, ya que las aseguradoras siguen sin revisar los baremos de los que dependen sus honorarios y los facultativos trabajan, en muchas ocasiones, por debajo de coste. A tal efecto, avanzan en la línea de hacer prevalecer la relación entre médico y paciente en orden a que se pacte entre ambas partes un copago de mutuo acuerdo por la diferencia entre el valor de mercado de la consulta y lo que realmente recibe el facultativo, según traslada la asociación Unipromel a THE OBJECTIVE.

La asamblea de la Unión Profesional de Médicos de Ejercicio Libre en su última convocatoria aprobó una hoja de ruta basada en dos líneas de trabajo de cara al otoño. La primera consiste en presentar una oferta de negociación a las compañías que quieran sentarse a dialogar un nuevo modelo basado en una revisión de las relaciones contractuales que garantiza una correcta financiación de las prestaciones a los pacientes, actualmente -aseveran desde Unipromel- «muy por debajo de costes y solo sostenidas por la votación y el sacrificio de los médicos».

La segunda iniciativa pactada en la asamblea consiste en establecer alianzas con los grupos hospitalarios para solicitar la colaboración de los pacientes, de modo que estén perfectamente informados de los baremos de coberturas de sus pólizas para que puedan comprobar que los honorarios del facultativo son insuficientes para garantizar la calidad asistencial en comparación con los baremos de la Sanidad pública y con los precios privados.

La reputación de los seguros, en juego

El presidente de Unipromel, Ignacio Guerrero, anuncia un otoño caliente si no hay un acercamiento de las aseguradoras. «Creo que las compañías estarán obligadas a negociar este otoño si quieren evitar un grave conflicto y, sobre todo, una enorme pérdida de reputación y de confianza de los ciudadanos en el sector de los seguros».

Añade Guerrero que las aseguradoras hacen gala de excelencia y buenas prácticas cuando pagan al médico entre 5 y 15 euros por consultas que la Sanidad pública tiene valoradas entre 55 y 85 euros y que en el mercado privado oscilan entre los 80 y 150 euros.

Por ello, Unipromel reclama que se cumpla la legislación vigente en materia de competencia, libertad de elección, transparencia y derechos de los consumidores para que los pacientes conozcan todas las circunstancias que concurren en su prestación y figuren por escrito en un documento explicativo que informe del precio, del coste y del baremo que la compañía impone como honorarios «y que realmente es la cobertura del riesgo que tienen contratado».

Garantía de derechos

El malestar entre los médicos es creciente, ya que los baremos con los que las aseguradoras les retribuyen no han sido actualizados desde hace 32 años y provocan que los facultativos españoles sean los peor pagados de la Unión Europea.

Unipromel vislumbra que las aseguradoras se enfrentan a un otoño complicado debido al conflicto que se va a producir entre los legítimos derechos de las partes: el de las compañías en orden a obtener beneficios; el de los médicos a recibir unos honorarios dignos; y, finalmente, el de los pacientes a recibir una atención de calidad.

Si las compañías no mejoran sus baremos de coberturas -aseveran fuentes de Unipromel- será la libre relación entre médico y el paciente la que debe prevalecer, acordando si fuera necesario un copago de mutuo acuerdo que suplemente esa baja cobertura, una cantidad muy por debajo de los precios de costes de la Sanidad pública y de los precios privados, para que quede perfectamente demostrado que en ningún caso se pueda calificar como una imposición o como algo abusivo.

Documentos informativos

Los acuerdos de la asamblea hacen prever que a medio plazo, a lo largo de 2023, se estará en condiciones de ir entregando al paciente documentos en forma de factura sombra como parte del contrato privado entre el médico y el paciente, dejando a la compañía la decisión de aceptar el importe completo o una parte acogiéndose a sus criterios y a las condiciones firmadas en las pólizas con sus asegurados.

Este escenario afecta a más de 10 millones de asegurados en España, por lo que los médicos del sector privado esperan alguna reacción de los organismos reguladores y los partidos políticos para que se garantice por ley una batería de medidas que protejan los derechos de los médicos y pacientes y vele por que las compañías aseguradoras operen dentro de sus límites, peritando los siniestros y pagando las coberturas, permitiendo los copagos a los clientes que prefieran pagar una póliza más barata y con menor cobertura frente a los que opten por una póliza de alta gama sin copagos ni franquicias.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D