ERC avala la investidura de Sánchez, pero solo con una mesa de diálogo "sin condiciones"

Política y conflictos

ERC avala la investidura de Sánchez, pero solo con una mesa de diálogo "sin condiciones"
Foto: Toni Albir

Una amplísima mayoría de las bases de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), más de un 94 por ciento, han avalado la posibilidad de facilitar la investidura de Pedro Sánchez pero siempre y cuando se acuerde antes una mesa de negociación sobre el «conflicto político» de Cataluña «de Gobierno a Gobierno» y «sin condiciones». Así lo ha anunciado la portavoz de ERC, Marta Vilalta, que ha detallado que el 94,6% de los 5.953 militantes que han participado en la consulta interna ha votado ‘sí’ a la pregunta: «¿Está de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sánchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?».

En una comparecencia para dar cuenta del resultado de la consulta, Vilalta se ha felicitado de que con esta decisión de las bases «se esté forzando al PSOE a negociar». «Estamos más fuertes que nunca para forzar al Estado a que se siente a negociar», ha destacado.

En cualquier caso, ERC ya ha advertido al PSOE de que, si acepta su mesa de negociación, exigirá también garantías de que se cumplirán los acuerdos que se alcancen. En primer lugar, los republicanos reclamarán que esa mesa sea «entre iguales» y «sin condiciones», con un «compromiso explícito» de cumplimiento y con un calendario establecido. Además, para los republicanos ese «diálogo entre iguales» debe ser entre el Gobierno central y el catalán ya que, a su juicio, son «los que representan a la ciudadanía de cada territorio».

En esta misma línea, JxCat exige para la investidura que haya diálogo «de igual a igual, entre Gobiernos», sin «condiciones» ni «exclusiones» y con la figura de un «mediador internacional». Aunque el PSOE no se ha puesto en contacto con ellos, la portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, ha explicado que para que su formación se plantee pasar del ‘no’ a la abstención es «fundamental» un diálogo «de Gobierno a Gobierno», en el que se reconozca como interlocutor al expresidente huido, Carles Puigdemont.

Desde el Ejecutivo central, el ministro Luis Planas ha garantizado que cualquier negociación que se abra con ERC se situará dentro del «marco de referencia» de la Constitución. «Dentro del respeto a la Constitución y la ley, todo. Fuera de la Constitución y la ley, nada», ha avisado. Y es que las condiciones que trata de imponer ERC para no obstaculizar la investidura de Pedro Sánchez preocupan en el PSOE, que ya teme que no pueda cumplirse el calendario de investidura anunciado en campaña y que preveía la formación de Gobierno durante el mes de diciembre.

Según han informado a Efe fuentes socialistas, el optimismo inicial se ha topado con el ritmo de ERC, con quien el equipo negociador del PSOE, encabezado por la portavoz parlamentaria socialista Adriana Lastra, se reunirá esta semana en el Congreso. Los equipos negociadores deberán explorar si es posible la abstención de los 13 diputados republicanos en el Congreso para facilitar la investidura de Sánchez.

Las fuentes sí dan prácticamente por cerrado el acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos para un Gobierno progresista y de coalición, si bien han asegurado que no se dará a conocer hasta que no haya garantías de que hay suficientes apoyos para salvar la investidura del candidato socialista.