El agua embotellada está contaminada con partículas de plástico

Energía y medioambiente

El agua embotellada está contaminada con partículas de plástico
Foto: Toby Talbot

Las principales marcas de agua envasan botellas que contienen partículas de plástico, o «microplásticos», contaminadas, que se filtran durante el proceso de embotellamiento, según ha demostrado un estudio publicado por la revista científica Orb Media.

El estudio ha analizado 259 botellas, procedentes de 27 lotes diferentes de 11 famosas marcas de este mercado, cuyos productos contienen polipropileno, nailon y polietileno, partículas obtenidas a raíz de la refinación del petróleo.

Pero estas no son las únicas partículas que contaminan el agua. Varios test de este estudio, realizado en la Universidad Estatal de Nueva York de Fredonia, cerca de la frontera con Canadá, han demostrado que puede llegar a almacenarse una media de 314,6 pequeñas partículas, diferentes a las citadas anteriormente, por cada litro de agua.

El consumo de agua contaminada es un verdadero peligro para la sociedad. Cerca de 4.000 niños mueren cada día en el mundo por el consumo de agua contaminada, y cuatro de cada diez personas en el mundo no disponen de agua potable, según un informe de la Organización Mundial de la Salud.

 1

Marcas de agua analizadas en el estudio. | Foto: Orb Media

«De acuerdo con lo que sabemos hasta ahora sobre la toxicidad de los microplásticos, ya que nuestro conocimiento es muy limitado, diría que hay poco interés sobre esta cuestión», dice Martin Wagner, toxicólogo de la Universidad de Noruega de Ciencia y Tecnología. «Creo que nuestro cuerpo está muy bien adaptado para tratar esas partículas no digeribles».

El portavoz de seguridad alimenticia de la Comisión Europea, Anca Paduraru, alega que a aunque los «microplásticos» en las botellas de agua no están directamente regulados, «la legislación especifica que no pueden ser contaminantes». Por otra parte, Estados Unidos no tiene reglas específicas sobre el control de estos «micro-plásticos» en su alimentación.

A su vez, Wagner alega que el hallazgo de este estudio es «un ejemplo muy esclarecedor de cuán íntimo es nuestro contacto con el plástico«.

«El plástico no necesita viajar a través de los océanos e introducirse en los peces para que lo consumas. Lo puedes obtener directamente desde el supermercado», explica Wagner.