El soberanismo sale a la calle para protestar por el juicio del procés

Política y conflictos

El soberanismo sale a la calle para protestar por el juicio del procés
Foto: Òmnium Cultural 

Los partidos y las entidades soberanistas, como la ANC y Òmnium Cultural, han lanzado a partir de este martes un ciclo de protestas contra el juicio del procés en el Tribunal Supremo, que ha dado comienzo pasadas las 10:00 horas y en el que 12 líderes independentistas se enfrentan a penas de entre 7 y 25 años por parte de la Fiscalía, por la celebración del referéndum ilegal del 1-O y la declaración unilateral de independencia de Cataluña el 27 de octubre de 2017.

A primera hora de esta mañana, los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) protestaban en Barcelona e interrumpían el tráfico con la quema de neumáticos en la autopista AP-7 en puntos de Girona y Barcelona y en el eje transversal C25, así como en la Gran Vía de la capital catalana. Poco después, el tráfico era restablecido, según han informado los Mossos d’Esquadra. Los CDR también se han concentrado delante de la sede de la Fiscalía en Barcelona.

En Madrid también ha habido unas pequeñas concentraciones en las inmediaciones del Supremo, donde se han congregado varios políticos y familiares de los presos independentistas al grito de «libertad presos políticos».

A las 12:00 horas y durante 10 minutos, algunas personas se han concentrado frente a sus puestos de trabajo en Cataluña, tal y como habían pedido las organizaciones soberanistas. Unas 200 personas, entre diputados y trabajadores del Parlament, se han concentrado ante la Cámara catalana. El vicepresidente primero del Parlament, Josep Costa, ha encabezado la protesta, que ha congregado a representantes de JxCat, ERC, la CUP y los Comuns, quienes han exhibido carteles con los textos «Juicio a la democracia», «Yo acuso» y «La autodeterminación no es delito».

Las asociaciones soberanistas también han convocado para esta tarde a las 19:00 horas marchas en Barcelona, Lleida, Girona, Tarragona y Tortosa, Tarragona. A las movilizaciones de este martes se unirá la manifestación convocada para el 16 de febrero en la Gran Vía de Barcelona, en la que participarán unidas las principales asociaciones soberanistas.

Además, unos 200 estudiantes –120 según la Guardia Urbana– se han manifestado por el centro de Barcelona. Convocados por el Sindicat d’Estudiants (SE), que tiene representatividad en la enseñanza secundaria y posobligatoria pero escasa en el mundo universitario, los estudiantes se han reunido al mediodía en la plaza Universitat, de donde han partido en manifestación hasta la Plaza de Sant Jaume.

El portavoz del SE, Borja Latorre, ha afirmado antes de la marcha que «es un grave error no impulsar la movilización en las calles ante el juicio farsa del 1-O», que es «más propio de la dictadura franquista», porque «venceremos la represión en las calles». Latorre ha hecho un llamamiento a «seguir con las movilizaciones en la calle para acabar con la monarquía y el régimen del 78». La manifestación ha estado encabezada por una pancarta con el lema «Por la República del pueblo. Libertad presos políticos».

Al margen de la iniciativas en Cataluña, la ANC, a través de sus secciones locales en el extranjero, ha programado acciones de protesta en una veintena de capitales europeas con el objetivo de elevar internacionalmente su crítica al juicio. Las ciudades elegidas han sido Londres, Glasgow, Edimburgo, Aberdeen, Copenhague, Luxemburgo, Bruselas, Berlín, Hamburgo, Frankfurt, Stuttgart, Múnich, Karlsruhe, Colonia, París, Niza, Ginebra, Basilea, Zúrich, y también algunas españolas como San Sebastián, Bilbao, Vitoria y Pamplona.

El soberanismo sale a la calle para protestar por el juicio del procés

Un grupo de manifestantes protesta por le juicio del procés frente a la sede del Parlamento Europeo en Bruselas. | Foto: THIERRY ROGE/AFP

Pero más allá de las manifestaciones, el soberanismo también apoyará la huelga general convocada por el sindicato Intersindical-CSC para el jueves 21 de febrero, una iniciativa que no cuenta con el aval de los dos principales sindicatos de Catalunya, CCOO y UGT.

La movilización más novedosa será el sábado 16 de marzo, ya que por primera vez el soberanismo organizará una manifestación en Madrid con el objetivo de dar a conocer su rechazo al juicio por ser «un ataque a los derechos civiles y políticos de los dirigentes independentistas encausados».

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi, ha calificado este martes la vista oral en el Tribunal Supremo como «el juicio de la ignominia y el odio contra la disidencia política» y ha zanjado que, a su juicio, esto es «la España real».

Artadi ha participado en la concentración en la plaza de Sant Jaume de Barcelona, junto con la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau. La portavoz del Govern ha incidido que esta causa judicial es una «vergüenza» y va en contra de «la democracia y los derechos humanos».

Ada Colau, ha defendido que la «única salida» al conflicto en Cataluña es «desandar el camino de la judicialización», que los presos independentistas «salgan de la cárcel», y que se pueda «rehacer el camino del diálogo y la negociación«.

También se ha pronunciado la diputada de la CUP Natàlia Sànchez, que ha advertido este martes que con los presos independentistas «se juzga también la autodeterminación», por lo que ha pedido a la ciudadanía catalana que «no se quede al margen» y que «se movilice para expresar su rechazo y defender los derechos fundamentales». Así lo ha declarado a la prensa tras participar en la concentración frente al Parlament celebrada a las 12:00 horas.  «Pedimos que se salga a la calle como hacemos hoy pero con mayor intensidad en los días que vendrán».

El PDeCAT ha denunciado que el juicio del procés evidencia el fracaso de la política y del sistema democrático español para encauzar el conflicto catalán y ha lamentado que en los próximos meses la política vaya estar condicionada por este proceso. En declaraciones en el Congreso, antes de la Junta de Portavoces, el portavoz de la formación, Carles Campuzano, ha dicho que «hoy es un día muy triste» para la inmensa mayoría de catalanes y demócratas por el inicio de este juicio que en su opinión nunca debía haberse iniciado.

Campuzano ha culpado al Gobierno de Mariano Rajoy de ser el responsable de que el conflicto catalán no se haya abordado a través de la política, sino «a través del Código Penal», lo que cree que ha desembocado en esta situación. No obstante, ha confiado que al final «se imponga el Código Penal» y los acusados sean absueltos.

Críticas al soberanismo y defensa de la Justicia

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha señalado este martes que espera que se haga justicia con los 12 procesados  y «que se respete la sentencia». A través de su cuenta de Twitter, el líder de la formación naranja ha escrito también: «A quien no le guste que se le aplique el Código Penal, que lo hubiera pensado antes».

A su llegada al Congreso, donde se debaten las seis enmiendas a la totalidad que se han registrado a los presupuestos de 2019, Rivera ha insistido en que «justicia no es impunidad, justicia es que no se indulte a aquellos que puedan ser condenados, no es venganza, simplemente es que cumpla la ley».

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha reclamado al Gobierno que «no interfiera» en las decisiones que pueda adoptar el Tribunal Supremo. En una rueda de prensa, García Egea ha considerado que el Gobierno puede tener «intención» de indultar a los políticos presos, en el caso de ser condenados, porque el PSOE está «bloqueando» en el Congreso iniciativas del PP para impedir los indultos para delitos de rebelión y sedición.

García Egea ha insistido en que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «no debería, no está legitimado» para plantearse la posibilidad de indultar a personas que pudieran ser condenadas por delitos tan graves como los que supone el caso del procés independentista.

De forma parecida se ha pronunciado el presidente de Vox, Santiago Abascal, que ha exigido «un juicio justo» a los dirigentes del proceso soberanista catalán, «sin impunidad y sin indultos». El líder de la formación ultraderechista ha hecho estas declaraciones minutos antes del comienzo del juicio a doce dirigentes independentistas por el «procés», una causa en la que su partido ejerce la acusación popular y solicita condenas de entre 24 y 74 años de prisión.

Abascal ha remarcado que en España «han fallado los políticos» y han «funcionado los tribunales, los fiscales y la Corona». Ha criticado la «inacción sistemática» de los distintos gobiernos, en especial el de Mariano Rajoy. Y ha reclamado, además de un juicio «justo», que se complete «la desarticulación del golpe». A su juicio, que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, esté hoy sentado entre el público «y no en el banquillo» de los acusados, demuestra que «el golpe está vivo».