El Supremo de EEUU aprueba las restricciones al asilo impulsadas por Trump

Política y conflictos

El Supremo de EEUU aprueba las restricciones al asilo impulsadas por Trump

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha dado lugar a la aplicación de las restricciones al asilo impulsadas por el Gobierno de Donald Trump, lo que impide que la mayoría de los migrantes centroamericanos lo solicite en la frontera, informa AFP. El máximo tribunal ha suspendido el bloqueo que había impuesto un tribunal de distrito a las restricciones, que obligan a los migrantes que quieren pedir asilo en Estados Unidos a realizar la solicitud desde un tercer país a lo largo de su ruta hacia la nación norteamericana.

La magistrada Sonia Sotomayor, que votó en contra de las restricciones junto a su colega progresista Ruth Bader Ginsburg, ha escrito: «Una vez más, el Poder Ejecutivo ha emitido una regla que busca anular las prácticas de larga data con respecto a los refugiados que buscan cobijo de la persecución» en sus respectivos países. Además, ha condenado enérgicamente que esta decisión se haya tomado sin consulta previa sobre el tema a la sociedad, mientras que «el desafío para los solicitantes de asilo es mayor» ahora.

Trump ha recurrido a su cuenta de Twitter para aclamar la medida: «¡GRAN VICTORIA en el Tribunal Supremo de Estados Unidos sobre asilo en la frontera!».

Los jueces conservadores tienen una mayoría en el máximo tribunal tras la designación de dos nuevos magistrados nombrados por el multimillonario republicano. El fallo «ayuda enormemente a construir sobre la base del progreso logrado atajando la crisis en nuestra frontera sur y en última instancia hará que nuestras comunidades sean más seguras», ha dicho el secretario de prensa adjunto de la Casa Blanca, Hogan Gidley, en un comunicado.

Miles de familias

La política de restricciones se encuentra entre una serie de medidas tomadas por Trump en sus intentos por detener el flujo de migrantes centroamericanos que intentan cruzar a Estados Unidos desde México y piden asilo en la frontera. El Pentágono anunció el martes que mantendrá hasta 5.500 soldados desplegados a lo largo de la frontera sur durante el próximo año para ayudar a combatir la inmigración ilegal. También anunció que destinaría 3.600 millones de dólares a la construcción de un muro anti-migrantes en la frontera, algo que Trump prometió durante su campaña y dijo que México pagaría.

El desvío y reutilización de dinero del Pentágono para construir el muro fue justificado bajo una controvertida declaración de emergencia efectuada por Trump después de que el Congreso le negara repetidamente la autorización de un fondo especial para concretar el proyecto.

Lee Gelernt, un abogado de la poderosa Union Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés), ha declarado en un comunicado que la batalla legal por las restricciones al asilo estaba lejos de terminar. «Esto es solo un paso temporal y esperamos prevalecer al final», ha dicho, a la vez que ha añadido que «las vidas de miles de familias están en juego».

Desde finales de 2018, Estados Unidos se ha enfrentado a una gran afluencia de inmigrantes ilegales en su frontera con México, lo que ha afectado las relaciones entre Washington y su vecino del sur. Donald Trump amenazó en junio con imponer aranceles a los productos importados desde México si el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no frenaba la llegada de migrantes provenientes principalmente de Guatemala, Salvador y Honduras.

Bajo presión, México ha desplegado más de 25.000 soldados en la frontera con Guatemala, por donde llega la mayoría de los migrantes, y a lo largo del límite de 3.200 km que lo separa de Estados Unidos.