Estados Unidos reconoce a Jerusalén como capital de Israel

Por: The Objective

General
Estados Unidos reconoce a Jerusalén como capital de Israel
Foto: Ammar Awad| Reuters

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha anunciado este miércoles su reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y ordenará trasladar allí la embajada, que ahora está en Tel Aviv, tal y como han adelantado esta mañana altos funcionarios de su Gobierno, que se mantienen en el anonimato. Horas más tarde, ha sido Trump quien ha confirmado el «nuevo enfoque»en un discurso desde la sala de recepciones diplomáticas de la Casa Blanca: «He determinado que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como capital de Israel».

Trump reconoce que «las fronteras específicas de la soberanía israelí en Jerusalén estarán sujetas a negociaciones de estatus final» con los palestinos, y seguirá apoyando el «statu quo en el Monte del Templo» o Explanada de las Mezquitas, situado en la parte palestina de la ciudad, de acuerdo con uno de los funcionarios.

Así, el presidente ordenará al Departamento de Estado que «comience un proceso» para trasladar a Jerusalén la embajada estadounidense en Israel, un proceso que llevará años. «Hay alrededor de 1.000 personas trabajando en la embajada en Tel Aviv, y no tenemos una instalación que pueda acogerlos en Jerusalén. Llevará tiempo encontrar un lugar, asegurarnos de que es seguro, diseñar una nueva embajada y construirla», ha agregado.

Estados Unidos se convierte así en el único país del mundo que reconoce como capital de Israel a Jerusalén, donde ninguna nación tiene su embajada debido a que, tras la anexión israelí de la parte oriental de la urbe en 1980, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus delegaciones de la Ciudad Santa.

Aunque Israel considera a Jerusalén su capital, la soberanía del país sobre la parte oriental de la urbe (Jerusalén Este) no está reconocida por gran parte de la comunidad internacional, y los palestinos quieren establecer allí la sede de su futuro estado.

Sin embargo, la Casa Blanca considera su decisión «como un reconocimiento de una realidad, tanto histórica -Jerusalén ha sido la capital del Estado judío desde la antigüedad- como moderna, porque ha sido la sede del Gobierno israelí desde la fundación moderna de ese Estado en 1948″, ha indicado uno de los funcionarios.

La Casa Blanca no cree que el anuncio pueda perjudicar las perspectivas para un proceso de paz en la región, a pesar de que los palestinos hayan advertido de las «graves repercusiones» que tendría esa medida en el futuro de sus estancadas negociaciones con Israel y de que Hamas haya valorado que la decisión de Trump abre «las puertas del infierno».

Por su parte, la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini ha comunicado en nombre de la Unión Europea su «seria preocupación» tras la decisión del presidente estadounidense. «La Unión Europea expresa su seria preocupación sobre el anuncio hoy del presidente de Estados Unidos Trump sobre Jerusalén y las repercusiones que eso pueda tener sobre las perspectivas de paz», ha afirmado Mogherini.

Una posición que comparte la amplia mayoría de la comunidad internacional, incluso la ONU. Antonio Guterres, su secretario general, ha defendido que la capitalidad de Jerusalén debe ser decidida por una «negociación directa» entre israelíes y palestinos, y no de manera unilateral. Asimismo, ha apuntillado que «no hay alternativa a la solución de dos Estados» con «Jerusalén como capital de Israel y Palestina».

Entre los países del entorno, las críticas han sido más feroces. Irán ha advertido de que esta decisión provocará una «nueva intifada», Jordania la ha calificado de «violación de las decisiones del derecho internacional y de la Carta de Naciones Unidas» y Turquía ha condenado la «irresponsable declaración de la administración estadounidense».